La nueva etapa del tabaco y el cigarro

De Dominicana a Puerto Rico…

Con un llamado a levantarse y defender al tabaco puro, que históricamente ha sido vilipendiado de manera injusta y hoy, más golpeado todavía, Francisco Matos Mancebo concluyó su participación como ponente invitado a la segunda edición de la Puerto Rico Cigar Convention, celebrada este sábado 25 de mayo en el Vivo Beach Club, en el municipio de Carolina.

Lee en la revista (gira tu dispositivo para mejor experiencia de lectura):

 

Francisco Matos, convocante y fundador de la reciente Gran Alianza Nacional Sector Tabaquero y Exportadores (Ganaste); Director Técnico de la Asociación Dominicana de Cigarros y Tabaco (Adocitab), y ex Diputado del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) por Santiago –cuyas gestiones le valieron el título no oficial de El Diputado del Tabaco–, ofreció la conferencia «Desafiando los Estigmas: la travesía del Tabaco y el Cigarro Puro en un mundo intoxicado por el estrés».

Con base en datos históricos y el papel cambiante del tabaco en el mundo a través del tiempo, que desembocó en su estigmatización y el prohibicionismo, afirmó que a partir de la pandemia de Covid-19 mucha gente comenzó a probar, a degustar cigarro puro, y el mercado se dinamizó más. Por ello, llegó el día de defender algo que es defendible y «la travesía del tabaco puro y del cigarro puro debe empezar una nueva etapa».

Expuso que en estos tiempos de la posverdad –cuando no vivimos una época de cambio, sino en un total cambio de época–, padecemos un mundo intoxicado por el estrés, la velocidad y la inmediatez tecnológica. Pero «nosotros sabemos que un buen puro, disfrutado como es, se convierte en un antiestresante. ¿O qué buscan los médicos cuando indican un ansiolítico? Yo prefiero fumarme dos o tres cigarros al día y no pagarle al Médico».

Sobre la estigmatización del tabaco, refirió el castigo impuesto por la Santa Inquisición a uno de los exploradores de Cristóbal Colón –pues sólo el diablo podía hacer que un hombre botara humo por boca y nariz–, y su posterior aceptación, fomento al consumo y promoción en Europa. Un mundo capitalista que provocó adicción al alterar su pureza y usarlo de manera diferente a los aborígenes, «a como nosotros lo usamos».

Por ello, según los organismos internacionales y los antitabaquistas furibundos, fumar mata y no hay diferencia entre un cigarro de tabaco puro y el cigarrillo, al que adicionan Nicotina sintética y otras sustancias dañinas que al aspirar se llevan al interior del cuerpo. En los cigarros puros las hojas de tabaco son alcalinas, sin amoniaco ni alquitrán, y su contenido nicotínico es muy bajo. Además, el humo no se traga.

De acuerdo con Francisco Matos, actualmente se impide promover al buen cigarro e instituciones como la Organización Mundial de la Salud (OMS) culpan al tabaco de la muerte de 8.7 millones personas al año; 1.3 millones no fumadoras. «¿Culpan al tabaco, incluyendo al cigarro puro, de asesinar niños?, cuando ellos, gracias a sus políticas, matan a 73 millones al año en la barriga de la madre. ¿Qué hipocresía es esa?».

Dijo que la buena noticia es que fumar cigarros no es como se dice, e invitó a los presentes a Tamboril, Capital Mundial del Cigarro en la República Dominicana, donde hay más de una docena de personas con más de 100 años y todos empezaron a fumar a los nueve, once o quince. Ahí, los empleados de las fábricas grandes trabajan también en sus casas, hacen cigarros con la familia, y por ello es el único municipio sin desempleo en el país.

En la República Dominicana, tabaco, cigarro y sub producto es el tercer renglón de mayor ingreso de divisas por año, con cerca de mil 500 millones de dólares. Un cultivo histórico, pues los tabaqueros hicieron la guerra de Independencia y Restauración; el único de carácter minifundista en el que trabaja la familia, cuyo producto hecho puro es traer paz y armonía entre quienes lo consumen.

Recordó que se ganó una primer batalla a la Organización Mundial de la Salud, que en 2017 propuso la eliminación del cultivo del tabaco, y quiso exigir a los gobiernos que no apoyaran a los productores. «Pero en República Dominicana, en 2022, el Congreso Nacional aprobó la Ley 341-22, declarando al tabaco y al cigarro Patrimonio Cultural; es el único país con una ley así.

«Exhortamos a nuestros amigos y hermanos de los demás países –agregó–, a luchar para lograr lo mismo. Si no nos unimos, ellos lograrán privarnos del placer que produce degustar un buen cigarro».