Casa de Sueños, tiempo de tabaco

Cuatro personas de diferentes orígenes, profesiones e historias se conocieron en San José, California, Estados Unidos, donde gracias a su amor por el tabaco se hicieron amigos y luego socios, dando forma a Casa de Sueños: una marca boutique que desde hace cuatro años viene abriéndose camino en el mercado mundial de la industria, basada en la pasión, el amor y la familia.

Estamos hablando de Chris Olivares, de ascendencia mexicana; Patricio Díaz, puertorriqueño; Kerry Knight, afroamericana, y Ozhen Arsenous, iraní, para quienes la marca significa que sentarse a fumar en un Cigar Lounge -como ellos- permite hablar, soñar y convertir a un grupo de desconocidos en amigos para toda la vida.

Propietario de (Los Gatos) LG Cigar Bar, que hoy tiene en sociedad con Chris, a Ozhen se le ocurrió la idea de escribirle a Nirka Reyes, de De Los Reyes Cigars, para traer a Saga. No obtuvo respuesta, pero la conoció durante un evento y no sólo se convirtió en distribuidora exclusiva de la marca en California, sino que transformó el negocio en Saga Premier Lounge.

Entonces, cuando decidieron producir sus propios cigarros, en 2018, se acercaron a la fábrica dominicana, donde junto al Maestro Mezclador crearon la mezcla de un cigarro de cuerpo medio, El Soñador, con capa Habano Ecuador, que hoy se ofrecen en cuatro vitolas: Robusto 5 pulgadas, cepo 52; toro de 6 pulgadas, cepo 54; Máxima, 7 pulgadas, cepo 60, y una Salomón de la Edición Limitada 2020.

Le siguieron Fantasía, también con capa Habano Ecuador, pero con mucho cuerpo, con un Belicoso Short de 5 pulgadas, cepo 54; Perfecto 6.25 pulgadas, cepo 54, y Toro Gordo, 6.5 pulgadas, cepo 58. Finalmente surgió Algelito, una corona de 6 pulgadas, cepo 46 con envoltura Connecticut; Gordito, 4 pulgadas, cepo 58, y Churchill, 7 pulgadas, cepo 48. Este año lanzarán un blend Nicaragua.

Su mercado se extiende por Asia y 32 estados de EE.UU., pero apuestan por una marca global. Entienden que cada industria requiere ideas nuevas, sangre nueva y que las marcas boutique pueden ser muy creativas. Al fin y al cabo, el cigarro es una experiencia, no sólo un momento, y Casa de Sueños contiene ese tiempo del tabaco.