Maritza López…

Constructora comunitaria

Dra. Anastasia Psomiadi

Con tres años de experiencia en Mane Street Cigars and Lounge, en Woodbridge, Nueva Jersey, Maritza López –minorista certificada (CRT, por sus siglas en Inglés)– se ha establecido rápidamente como un miembro confiable del equipo, ganándose la confianza tanto del propietario del salón como de la clientela leal. Con una relación fuerte dentro de la comunidad, es querida y reconocida ampliamente por muchos.

Nacida en el Bronx, pero de raíces puertorriqueñas, cuenta con dos décadas de experiencia como aficionada a los cigarros. Su pasión por los puros es evidente en su dedicación al oficio y su capacidad para conectarse con los clientes en el nivel personal.

 

–¿Cuál es tu mejor experiencia mientras trabajabas en el Cigar Lounge?

–Trabajar en un salón de fumadores es único. Hay muchas experiencias memorables, pero la mejor es ayudar a un nuevo fumador a descubrir un cigarro que nunca habría probado sin guía, y que regrese y me diga cuánto lo disfrutó.

Como los Lounges cuentan con personal experto, me han guiado a través de las distinciones del buen fumar como a alguien recién llegado. Ahora utilizo esa experiencia de aprendizaje junto con otros conocimientos adquiridos y ofrezco recomendaciones a quienes vienen, para ayudar a que vivan una experiencia grata.

–¿Alguna situación difícil que hayas superado?

–Sin duda, mi primer día de trabajo. Quería que los clientes se sintieran cómodos conmigo y poder mostrarles mis conocimientos, tratar de corregir la información incorrecta que tenían sobre los cigarros, los accesorios y la etiqueta del salón. Los desafíos son divertidos para mí.

–¿Qué te motiva en tu negocio?

–Hace como veinte años tuve mi primer cigarro cubano. Me encantó y disfruté el aroma, fue muy relajante. Esa experiencia me estimula en esta industria del tabaco, de la misma forma que la interacción con los clientes y el amor por los puros y la comunidad.

Crear algo que continúe más allá de mi vida puede ser un motivador poderoso. Dicho esto, elijo mi legado como motivación para mi vestimenta actual, y para que otros me vean como alguien cuyo legado continúa siendo una razón para dedicarme a este negocio de los Cigar Lounges.

–¿Qué es lo que más amas en este puesto?

–Lo que más me gusta es la oportunidad de ser una joya brillante en una mina donde todo se considera oro, y compartir el conocimiento adquirido de diferentes fuentes a lo largo de los años. Como mujer, tengo la posibilidad de ser parte de un mundo de hombres mayoritariamente considerado dominante, donde tengo la oportunidad de innovar y hacer historia.

Se me ha dado la oportunidad de relacionarme en colaboración con aquellos que son expertos, especialistas y aficionados, así como de incorporarme a una nueva y creciente clase de clientes de Cigar Lounges que no se han aventurado a reunirse y socializar con lo que ahora es un grupo creciente de clientes habituales.

También está la capacitación continua y aprendizaje sobre la industria junto con mis compañeros de trabajo y mi mánager, Alex Martínez, en Mane Street Cigars and Lounge. Me casé en el salón. Darryl Harris, que en paz descanse y nos bendiga, siempre decía: “Nuestro tiempo siempre es demasiado corto”.

También contamos con una sala VIP sólo para miembros, The Paddock Lounge, en el centro de Nueva Jersey. Es emocionante, ya que se considera uno de los mejores de la zona y no podría estar más orgullosa de ser parte de este equipo que valida sus conocimientos adornando las paredes con reconocimientos, para que todos puedan verlos. No soy sólo una cajera, sino tabaquera certificada.

–¿Qué pasos sigues cuando quieres introducir a una mujer en el mundo del cigarro?

–Se debe comenzar con algo suave, nada que les haga arrepentirse de haber probado un puro. Es importante educarlas sobre la experiencia de fumar, incluido el corte y el encendido, y explicarles los diferentes tipos de cigarros y sus características, como sabor, fuerza y tamaño. Todo ello es necesario para ayudarlos a tomar la decisión correcta de un tabaco para disfrutar.

–¿Hay alguna diferencia entre mujeres y hombres cuando les ofreces su primer cigarro?

–El proceso es el mismo para ambos, y las mujeres tienen un papel importante en la industria del cigarro premium. El primer paso es entender sus preferencias en gustos para recomendar el cigarro que mejor se adapte a su paladar, y es muy importante explicarles sobre los diferentes tipos de puros y sus características.

Las mujeres, como he aprendido y experimentado, son muchas veces fumadoras de primera mano, pero disfrutan de la variedad y el aspecto social de fumar cigarros en un ambiente de salón, en compañía de otros. Generalmente se les sugieren cigarros aromatizados e infundidos, o tal vez un Connecticut. Los puros con capa Habano también pueden ser una de las muchas opciones adecuadas que existen en Mane Street Cigars and Lounge.

–¿Cuáles son las características deseables en un empleado de salón de fumadores?

–Un excelente servicio al cliente es la primera habilidad que puede hacer prosperar o deshacer un lugar, especialmente cuando se trata de las primeras impresiones. Empleados capacitados son clave en un ambiente acogedor y exitoso para quienes se consideran miembros, así como para los que visitan el Lounge por vez primera.

Pero también ayuda amar lo que vendes, ya que dará confianza de que lo que están comprando es clásico, rico y de buena calidad. La capacidad de escuchar es de particular importancia, ya que los clientes quieren ser escuchados cuando piden respuestas a sus preguntas. Buscan confiar en el tabaquero certificado, de la misma forma en que confían sus secretos más íntimos a un amigo.

–¿Qué te gustaría que lograra el Movimiento Global SOTL en la industria?

–El objetivo es lograr el mismo reconocimiento de los amantes de los cigarros, sin género, y ayudando a las pequeñas empresas como nosotros, donde las mujeres pueden compartir su pasión por los cigarros y al mismo tiempo promover la igualdad de género.