Drunk Chicken Cigars. Cinco años de buenas historias

Dentro de una industria centenaria como la del tabaco, cinco años parecen poco. Pero para Desiree Sylver, fundadora de Drunk Chicken Cigars lo representan todo: una jornada que ha sido como un viaje en montaña rusa, con subidas y bajadas, pero contando siempre con el impulso de su familia y amigos para seguir adelante.

Tras seis líneas y 14 distintas vitolas en el mercado, la empresa apuesta por la estabilidad y la mejora de las debilidades identificadas, como la atención al cliente, para la que hoy invierten en personal y se conforma un equipo que les permita un contacto más cercano con el gremio minorista.

Lee en la revista (gira tu dispositivo para mejor experiencia de lectura):

 

La compañía comenzó con amigos y familiares en el patio trasero de una casa en la ciudad de Washington D.C., y en honor a su origen, durante este quinto aniversario se realizó una adaptación al nombre utilizando únicamente las iniciales de la marca, DC Cigars, y un logotipo en color dorado a manera de celebración.

Además, realizaron un rediseño de empaque acorde con la nueva imagen y lanzaron una bolsa resellable que contiene un sampler con la selección de algunas de sus líneas disponibles.