Annette Meisl…Ana Galana y su conexión Cuba-Alemania

Nacida al sur de Alemania, rodeada de los paisajes extraordinarios de la Selva Negra de la frontera con Suiza, Annette Meisl, conocida también como Ana Galana, descubrió sus dotes artísticas para la escritura y la música desde temprana edad, cuando aprendió a tocar el violín y, a sus diez años, publicó un artículo en una revista especializada en caballos.

Tras concluir la educación secundaria y superar la separación de sus padres, Annette se mudó al sur de Francia, donde comenzó su aventura artística internacional con un breve paso por la carrera de Medicina; práctica que no rindió fruto alguno.

A Francia le siguió Madrid, España, ciudad a la que llegó sin hablar el idioma y con un itinerario original de cinco días que se convirtieron en tres años tocando el violín en las calles y participando en películas, grupos musicales y distintos proyectos, hasta convertirse en la administradora de un pequeño teatro llamado Damajuana.

Lee en la revista (gira tu dispositivo para mejor experiencia de lectura):

 

Durante los años ochenta, periodo del movimiento cultural posfranquista denominado La Movida, coincidió con personajes de la talla de Carlos Saura, Paco Rabal y el cineasta Pedro Almodóvar. Luego, convertida en representante de artistas conoció a su pareja, un cantante y guitarrista español con quien volvió a Alemania y formó un dúo de tango que gozó de éxito, presentándose por todo el país.

En este recorrido se encontró con la agrupación cubana Vieja Trova Santiaguera: “¡Tenían cinco integrantes y entre todos sumaban 400 años de edad!”, recuerda entre bromas. El primer viaje de Annette a Cuba fue a iniciativa de este grupo de músicos experimentados, quienes le mostraron el Mundo del Tabaco, desde la siembra de la planta hasta la elaboración de los cigarros.

“Todo eso me tocó el corazón… Empecé a traer grupos musicales a Europa, pero como la fabricación de los puros me fascinó, también organicé eventos de rolado de cigarros con distintos torcedores. Nunca hubiera imaginado que el tabaco desarrollaría tal poder sobre mí. Un chamán de Colombia me decía el otro día: ‘el tabaco selecciona a su gente’. Y lo hizo conmigo”, afirma.

Cinco años después de esa primera visita a Cuba, Anette creó su propia marca de cigarros: La Galana; diez años después abrió su tabaquería y Lounge en Colonia, Alemania, y tras dos décadas publicó una novela histórica sobre el tema.

La Galana: feminidad y tabaco

Su primera idea para el nombre de la marca fue La Gala, por el nombre de su Agencia de Representación e inspirada en Gala Dalí, a quien considera un ejemplo a seguir por su papel de musa y representante del genio artístico Salvador Dalí. “Una mujer lo suficientemente loca para tratar con un genio, pero lo suficientemente inteligente como para convertir esa genialidad en mucho dinero y éxito internacional”, piensa.

Pero como La Gala ya era una marca registrada, tomó una segunda opción: La Galana. Annette, amante de la lengua española y de la cultura, encontró potencial en esta palabra como reflejo de una mujer elegante, bien parecida: “Fue emocionante dar un nombre tan femenino a un producto que sería consumido principalmente por hombres, aunque todavía deseo convencer a muchas más mujeres de formar parte del arte de fumar puros y que al mismo tiempo estén orgullosas de su feminidad, independencia y sabiduría de vida”.

La conexión Cuba-Alemania

Como enviada por la magia que refirió el Chamán, un día apareció en su vida una tía abuela a quien no conocía. La mujer le obsequió una maleta llena de documentos y cartas de sus antepasados; textos en los que descubrió historias que inspiraron la trama de El Secreto de la Reina del Cigarro, su novela histórica firmada bajo el seudónimo de Ana Galana.

En ella cuenta la historia de Anna Mehringer, una joven de Bremen, Alemania, hija de una familia de torcedores de cigarros que escapa de su casa y tras muchas aventuras llega a Cuba, donde es salvada por el productor de cigarros alemán Hoffmann, pero se enamora de Luca, un ex esclavo.

La historia tiene lugar durante la primera guerra de independencia de Cuba (1868-1878), y aborda temas como la esclavitud y el colonialismo, así como la importancia de la industria tabaquera en la Alemania de esos años. Una tradición que ya no existe como tal, pero retoma fuerza con La Galana. “Aprendí a elaborar cigarros de la mano de una maestra torcedora cubana llamada Silvia, y luego en distintas fábricas de Estelí, Nicaragua, y Danlí, Honduras”, explica.

Annette dice que su libro está dedicado a las mujeres que viven sus sueños, especialmente en el mundo del cigarro, donde es necesario aumentar el número de aficionadas, dueñas de marca, directoras, etcétera. Un objetivo personal que coincide con la misión del Movimiento Global SOTL, al que muchas aportan sus conocimientos, cultura y pasión.

La cultura en torno del cigarro es tan especial –añade–, que invita a la colaboración grupal para crear un escenario cada vez más amplio. “¡Y estoy segura de que todos estos hombres también estarán muy felices de dar la bienvenida al poder femenino!”.

Respecto de su música, cuenta que se inspira en el estilo de los años veinte, una época de mujeres increíbles que, como Marlene Dietrich, comenzaron a fumar cigarrillos como símbolo de emancipación, en contra de la creencia –arraigada profundamente– de que una dama no debería fumar. “Olvidemos eso y fumemos, divirtámonos, conozcamos a gente maravillosa y disfrutemos de momentos especiales en estos tiempos en los que vivimos preocupados siempre”. Y añade, en tono de broma, que es momento de crear un nuevo símbolo, uno más grande: un cigarro.

Por el momento La Galana se comercializa únicamente en Alemania. Para conocer más sobre la marca visite el sitio web https://lagalana.de y respecto de Annette, como autora y cantante, annettemeisl.com (Español) y annette-meisl.de (Alemán e Inglés).

También puede adquirir la novela El Secreto de la Reina del Cigarro en Español https://shorturl.at/ghiBE y en Inglés https://shorturl.at/amH15