Leonor Abzaradel. La sonrisa de Cigar Blondie

Leonor Leo Abzaradel, conocida como Cigar Blondie, es una figura destacada en la industria del cigarro, que a lo largo del tiempo se ha distinguido por romper paradigmas. Originaria de Montevideo, la capital de Uruguay, creció en este país sudamericano que –aunque pequeño por su extensión territorial y demografía– guarda un patrimonio cultural importante: es conocido por ser cuna del tango –junto con Buenos Aires–, la producción de exquisitos vinos Tannat, sus playas impresionantes y su amada yerba mate, la bebida nacional.

El viaje de Leonor comenzó cuando se aventuró en el extranjero para su educación secundaria. De regreso a casa, al finalizar sus estudios se unió a una agencia reconocida, donde inició su carrera en Marketing y Publicidad, pero muy pronto –en busca de nuevos desafíos– viajó a Estados Unidos y se estableció en la ciudad de Nueva York.

Al igual que muchos inmigrantes, en esta metrópolis Leonor se encontró con numerosos obstáculos. Pero al reconocer el valor de su experiencia en la industria publicitaria, vio una oportunidad en el negocio de la hospitalidad y se adentró en ese ámbito, con la aspiración de labrarse un nombre.

Su relación con el mundo del cigarro surgió a partir de una visita de su padre –aficionado a los puros–, a quien llevó al Club Macanudo, un Cigar Lounge prestigioso, propiedad de General Cigar. Aquí no sólo se despertó su pasión, sino que obtuvo empleo y desarrollo, de tal suerte que se convirtió en Subgerente del establecimiento.

Tras cuatro años de una labor exitosa, Leonor se dio cuenta de que para avanzar en esta carrera necesitaba profundizar su conocimiento y comprensión del negocio. En consecuencia, solicitó un puesto como vendedora minorista en el icónico Nat Sherman Townhouse –un lugar lleno de historia y experiencia–, donde conoció la diversidad, pasión y los lazos personales que el Mundo del Tabaco fomenta.

Empoderada por su creciente experiencia decidió seguir adelante, y el siguiente paso fue en Casa de Montecristo, donde como Subgerente operaba dos salones de cigarros en Midtown Manhattan. Tras dos años de éxito, le pidieron mudarse a Boca Ratón, Florida, para dirigir la nueva tienda de la empresa.

Este cambio marcó el comienzo de una nueva etapa, porque en 2019 asumió el cargo de Directora Ejecutiva (CEO) de Nova Cigars, distinguiendo a la marca con un enfoque innovador que logró empatía con una amplia gama de aficionadas y aficionados, desde principiantes hasta experimentados. La idea fue ofrecer un cigarro para cada ocasión, de tal forma que cualquier persona disfrute de un producto único y de alta excepcional.

En su papel de líder, Leonor afirma que la comunicación efectiva es primordial. Así que no sólo se trata de mantener canales abiertos con su equipo de trabajo, sino con los clientes, cuyos comentarios resultan de alto valor: compartir experiencias para fomentar el crecimiento personal de unos y otros es una herramienta poderosa. Confianza y credibilidad son elementos primordiales para obtener colaboración y construir bases sólidas para alcanzar el éxito.

Ella reconoce el papel fundamental que las mujeres desempeñan en la industria del cigarro y entiende el valor de sus perspectivas y experiencias. Al amplificar las voces femeninas y crear oportunidades para que prosperen, Leonor visualiza un futuro en el que tanto los fabricantes como los minoristas puedan explorar horizontes nuevos.

Considera que trabajar con el cónyuge o pareja dentro de la misma organización resulta benéfico, pues compartir más tiempo juntos puede fortalecer una relación y cultivar vínculos más profundos. Al alinear sus objetivos y compartir responsabilidades, las parejas pueden crear un ambiente de trabajo armonioso y próspero.

En cuanto a su reciente emprendimiento como propietaria de la marca Cigar Blondie, que inició con una línea de accesorios para fumadores, a través del ejemplo y su actitud proactiva, Leonor alienta a más mujeres a asumir roles de liderazgo dentro de la industria, ya que es –dice–, esencial para el progreso.

Refiere que el impacto del Movimiento Global SOTL, más allá de mostrar el talento femenino y su trabajo arduo en todos los niveles de la industria, es una hermandad que permite unir y establecer relaciones a personas de diferentes ámbitos, mientras disfrutan de un cigarro. “Es como una gran familia solidaria que marca una diferencia real en nuestras carreras y vidas”.

Gracias a su pasión, dedicación y experiencia, Leonor se ha convertido en una figura inspiradora que nos recuerda que con perseverancia, mentalidad abierta y compromiso se obtienen logros notables. Su trabajo con Nova Cigars y Cigar Blondie, así como su participación en distintas actividades de la industria sigue dando forma a una narrativa que impulsa cambios positivos y abre el camino a las generaciones futuras.

En palabras de Leonor: «Disfruta del cigarro a tu manera, y déjate llevar en este viaje de sabor, cultura y camaradería».