B.A.M.F. Cigars. Adrenalina pura, con mucho ingenio

Dedicada a las personas intrépidas, la marca B.A.M.F. Cigars hace referencia a una frase acuñada en tiempos de la Guerra de Vietnam, cuando las fuerzas estadounidenses libraban una batalla lejos de casa y los combatientes, a su regreso, eran despreciados por la ciudadanía, que les llamaba Bad Ass Mother Fuckers; insulto que luego derivó en una manera de llamar a quienes son duros o aman la adrenalina.

Haciendo honor a esta característica, Ishmael Olivan, fundador de la marca, mantiene en el mercado BTC, un cigarro hecho enteramente con hoja de tabaco Negro Cubano llevado legalmente a República Dominicana, donde se rola y envía posteriormente a Estados Unidos para su comercialización.

Lee en la revista (gira tu dispositivo para mejor experiencia de lectura):

 

De origen español, Ishmael Olivan está casado con una mujer trinitaria, por lo que las mezclas internacionales no le son ajenas. Tras 20 años de experiencia como rolador decidió incorporar esta característica a su marca, para la que utiliza por igual tabacos africanos, centroamericanos e italianos, por mencionar algunos.

En su vitolario destacan Irishman Salomón, Breakfast for Champions (Desayuno de campeones), Drunken Napoleon (Napoleón Ebrio), el BTC y las Ediciones Limitadas Blood of Vlad (Sangre de Vlad), que oferta sueltos o en mazo de 20 piezas, empacado dentro de un pequeño sarcófago.