Innovación, pilar clave en La Aurora

Cada producto es un reto y celebración de nuestro legado: Guillermo León

Tercera generación de la familia al frente del negocio, Guillermo León Herbert ocupa desde 2011 la Presidencia de La Aurora, la primera fábrica de cigarros de la República Dominicana, establecida en 1903 por su abuelo Eduardo León Jimenes. Aunque su trayectoria en la dirección de la empresa –junto a su padre, Fernando León Asensio–, abarca casi tres décadas, habría que sumarles una más, si consideramos la fecha de su incorporación a estas actividades.

En contexto, baste mencionar que La Aurora es una empresa de clase mundial, líder nacional y con presencia en 70 mercados internacionales, gracias a la producción de mil distintas referencias y marcas.

Muestra de su sencillez y amabilidad, Guillermo León recibió en su fábrica –en Zona Franca de Tamboril–, al equipo de Humo Latino, con quienes compartió algunos momentos. Ya que en la actualidad prefiere no celebrar entrevistas, acordamos con antelación enviar el cuestionario siguiente, respondido en tiempo y forma, que presentamos con las adecuaciones propias del trabajo editorial:

Lee en la revista (gira tu dispositivo para mejor experiencia de lectura):

La industria tabacalera enfrenta restricciones múltiples en el nivel internacional, pero en República Dominicana se impulsa. Muestra de ello es la Declaratoria del tabaco y cigarro como Patrimonio Cultural, y distintas políticas gubernamentales en su favor.

– ¿Qué opinión le merece el momento que vive el país, en función de estos apoyos y aliento?

– Estamos agradecidos por la iniciativa del Poder Ejecutivo de declarar al tabaco y al cigarro como Patrimonio Cultural, y el compromiso que conlleva con el cultivo y su preservación. Vivimos un momento ideal para esta industria, ya que dicho respaldo no sólo fortalece la producción nacional, sino que también abre puertas para aumentar nuestra presencia en los mercados internacionales.

– Una empresa con más de 120 años de vida ha sido protagonista de buena parte de la historia del tabaco en el mundo. Durante su gestión, a lo largo de casi tres décadas, ¿qué cambios significativos considera que ha experimentado la industria?

– Entre los más importantes está la innovación de los procesos de producción. Hemos integrado tecnología avanzada para mejorar la eficiencia y calidad de nuestros productos, pero sin perder la esencia y tradición artesanal que caracteriza a nuestros cigarros.

Otro cambio crucial ha sido la diversificación de nuestra oferta. A lo largo de estos años hemos trabajado arduamente para expandir nuestra presencia internacional, llegando a mercados nuevos y consolidando nuestra posición en los que ya teníamos presencia, pensando siempre en las necesidades y expectativas de los consumidores de países con una cultura única y diferenciada. Estos factores han sido fundamentales para el crecimiento y sostenibilidad de la empresa.

A diferencia de otros países productores de Centroamérica y Las Antillas, el mercado interno de la República Dominicana es importante y sigue creciendo, con base en las nuevas generaciones y el surgimiento de sitios para fumar, festivales y otros eventos.

– Además de su percepción al respecto, ¿qué papel ha jugado y cuál busca desempeñar La Aurora en el mercado interno?

– Para nosotros el mercado interno es tan importante como el externo. Nos enorgullece ser marca-país y estamos comprometidos con nuestra gente, nuestra identidad y los consumidores locales. Queremos mantenernos como referente de excelencia y tradición, asegurándonos de que las nuevas generaciones valoren y disfruten de nuestros productos, tanto como las anteriores lo han hecho.

En la República Dominicana La Aurora ha sido pionera en todo. Antes, como parte del Grupo León Jimenes, pero a partir de 2011 –bajo su Presidencia–, labró un camino propio.

– ¿Qué nuevos campos contempla la diversificación de la empresa, que ahora cuenta con una marca de ron, una de café, e incluso un reloj, en colaboración con Jacob & Co?

– La innovación ha sido siempre uno de nuestros pilares y clave del éxito desde nuestros inicios. Es la oportunidad de hacer propuestas únicas, con el compromiso de calidad y excelencia que nos ha acompañado durante toda nuestra trayectoria.

Cada producto es un reto y una forma de celebrar nuestro legado, pasión y entrega en todo lo que hacemos. Con el ron E. León Jimenes 110 Aniversario queríamos conmemorar ese año tan especial para nosotros de manera emblemática, lanzando un producto dominicano que es el maridaje ideal para acompañar cigarros; un ron único y premium que representa la excelencia de La Aurora.

Por otro lado, con el café Kora buscamos ampliar nuestro portafolio, conociendo la necesidad del mercado y la cultura dominicana, que es de consumo masivo de café. En cuanto a nuestra colaboración con Jacob & Co fue un encuentro natural entre dos marcas que valoran la excelencia, la calidad y la artesanía. Hubo un deseo mutuo de fusionar la maestría artesanal de La Aurora en la producción de cigarros, con la excelencia relojera de Jacob & Co.

– Hasta 2023 su distribución en EE.UU. estuvo a cargo de Miami Cigar Company, pero nuevamente se independizaron con La Aurora US, que asumió esa tarea. ¿Qué les ha permitido esta iniciativa en el mercado más importante de nuestro Continente?

– La independización con La Aurora USA se realizó en abril del año pasado, para trabajar de forma más enfática con ese mercado. Ed McKenna nos acompaña como CEO, al frente de un equipo nuevo, y estamos trabajando juntos para garantizar relevancia, vitalidad y éxito sostenidos.

Es una oportunidad para implementar estrategias de Marketing y ventas más específicas y alineadas con nuestros valores y objetivos, lo que nos permite conectar de manera más directa y efectiva con los consumidores.

Recientemente ProCigar eligió a Litto Gómez como Presidente, y a Hendrik Kelner como presidente Ad-Vitam, en reconocimiento a su trayectoria.

– ¿Cuál es su comentario respecto del legado de Hendrik Kelner?, y ¿qué esperaría de la acción futura de la Asociación?

– Hendrik Kelner ha sido una figura fundamental en la industria del tabaco. Su legado es inmenso, caracterizado por su dedicación incansable hacia la calidad, la innovación y la promoción de los cigarros dominicanos. Ha dejado una marca indeleble, elevando los estándares de producción y consolidando la reputación de nuestros cigarros en los mercados internacionales, así que su nombramiento como Presidente Ad-Vitam de ProCigar es un reconocimiento merecido a su labor y logros excepcionales.

Con Litto Gómez como nuevo Presidente, confiamos en que la Asociación continuará su valiosa labor de promover la excelencia y la unidad dentro de la industria del tabaco dominicano. Esperamos que ProCigar siga siendo un referente en la República Dominicana y más allá, trabajando en colaboración estrecha con todos los miembros de la comunidad tabacalera, para enfrentar los desafíos presentes y futuros.

– ¿Cómo caracterizaría su gestión al frente de La Aurora, y cómo se prepara internamente el cambio generacional ante un futuro «incierto» respecto de las crecientes políticas anti-tabaco?

– Nuestro legado ha sido una carrera de relevos, de conocimientos y experiencias que se han ido transmitiendo de generación en generación, desde mi abuelo Antonio Gavino León, quien era cosechero de tabaco.

Hemos sido y seguimos siendo una familia apasionada por el tabaco, y como miembro de ella mi compromiso y responsabilidad es mantenerla. Más aún, ser motivo de inspiración para quienes seguirán escribiendo esta historia. Continuaremos produciendo y comercializando productos de la más alta calidad, siempre fieles a los valores y principios que representan a nuestra familia; honrando, además, el compromiso inquebrantable de contribuir al desarrollo de nuestra sociedad.