Tabacalera William Ventura, renacer de las cenizas

Con un modesto inicio en 2007, una fábrica con seis tabaqueros y casi dos décadas de experiencia a cuestas, Tabacalera William Ventura dio sus primeros pasos independientes en la industria. En septiembre de 2022, ese esfuerzo fue consumido por las llamas, que terminaron con cerca de un millón de cigarros y materias primas; pero a poco más de un año del lamentable hecho, resurgen y estrenan instalaciones que duplicarán su producción hasta 5 millones de cigarros anuales, con oportunidad de expansión.

Wilmer Ventura recuerda que tras aquellos primeros cigarros boutique realizados con tabacos raros y en lotes reducidos, este año cerrarán sus registros con 2.8 millones de unidades llevadas a Estados Unidos, Europa y África; un ejemplo de la calidad y fortaleza de la industria dominicana del tabaco.

Actualmente, la manufactura se centra en marcas como Caldwell, La Barba, Room 101, Carlos y María, entre otras, mientras que bajo la firma de El Maestro se fabrican las líneas El Maestro y William Ventura, pensadas para la venta en el mercado local, pero con alcances internacionales.

En la línea El Maestro se cuenta con el Ejecutivo, un cigarro 5.75 pulgadas, cepo 48, en capas Negro San Andrés y Habana, así como el Elegante, de 6.75 pulgadas, cepo 48, con las mismas capas. La línea William Ventura maneja únicamente un Robusto, vestido en capas Connecticut, Habana y Negro San Andrés.

A decir de Wilmer, la estrategia de Marca-País para el tabaco tiene sentido, porque la República Dominicana fue la primera en el mundo en fabricar y exportar cigarros, «antes que Cuba, incluso, aunque no se sepa mucho al respecto». Prueba de la gran calidad de los productos, es la existencia de industrias grandes muy bien posicionadas, así como de medianas y pequeñas que están buscando posicionarse también en el extranjero.

Lee en la revista (gira tu dispositivo para mejor experiencia de lectura):