Industria tabaquera, prioridad para el Banco Agrícola Dominicano

Concentrados en el combate a la pobreza y la desigualdad social a través del impulso de los sectores productivos que mayores empleos generan, el gobierno del presidente Luis Abinader y el Banco Agrícola de la República Dominicana ven en la industria tabaquera una prioridad para el desarrollo nacional.

Desde su llegada al gobierno, tres años atrás, esta administración declaró el tabaco como de alto interés nacional, lo que favoreció la creación de la marca-país y la denominación de Tamboril como Capital Mundial del Cigarro.

De la misma manera, la llegada de inversión pública al sector, especialmente con la construcción de casas de curado, busca asegurar el procesamiento correcto del producto.

El administrador general del Banco Agrícola, Fernando Durán Pérez, explica que para mantener los estándares de calidad en las hojas, es necesario que dicho proceso se realice de manera correcta y para ello se requiere de una casa de curado que atienda entre dos y tres hectáreas de cosecha. Esto tiene un costo de cerca de 20 mil dólares, a veces inaccesible para las empresas familiares, en las que la institución ha puesto atención especial.

Durán Pérez recuerda las palabras del sociólogo Pedro Francisco Bonó, quien definió al tabaco como un producto altamente democrático, porque involucra a muchas personas en cada uno de sus procesos, y con tantas manos participando, era natural que el Banco Agrícola enfocara sus esfuerzos hacia el sector.

Además, saludó la realización de esta segunda edición del Dominican Cigar Fest, al que define como una muestra clara del éxito de la industria, donde la presencia y apoyo del Gobierno de la República es un reconocimiento a su importancia.

Lee en la revista (gira tu dispositivo para mejor experiencia de lectura):