René Cigars, marca consolidada

Hace 24 años, Julio César Fuentes –el menor de siete hermanos–, llegó de El Salvador a República Dominicana para probar suerte y creó una empresa turística que lleva el apellido de su padre, Perla’s Destination. Ahí formó una familia, un patrimonio y obtuvo una nueva nacionalidad, pero además encontró una pasión que, desde hace siete años, ha cultivado y se consolida: René Cigars, una marca con presencia en América Latina, Estados Unidos, Europa y África, y un futuro prometedor.

Con mucho orgullo afirma que la República Dominicana le encanta. Es un país al que llegó con sólo 5 mil dólares y muchos sueños que poco a poco ha ido cumpliendo. Es una isla que “lo tiene  todo, donde cualquier persona, sin importar su condición, puede triunfar… un país de oportunidades. Playas hermosas y gente cálida que te recibe con los brazos abiertos, porque el dominicano es bueno, alegre y divertido”.

Julio, egresado de Mercadeo, desde el inicio tuvo en mente trabajar en el ramo turístico, así que se volvió un Tour Operador Mayorista; es decir, mayorea los resorts del país y en lo internacional con viajes a México, Colombia o Dubai, así como cruceros o charters. Un trabajo que le hizo recorrer y conocer su actual país de residencia desde una perspectiva diferente.

Lee en la revista (gira tu dispositivo para mejor experiencia de lectura):

De hecho, es por el turismo que decidió crear su primer cigarro, Perlas, que al igual que la empresa fue un homenaje a su padre, don Julio René Fuentes Perla. “Ese puro lo hice con enfoque en el turista”, y justamente entre amigos, durante un viaje a Santiago de Los Caballeros –donde se encuentra la zona productora de Dominicana–, es que visitó la Tabacalera El Puente, donde quedó sorprendido por los procesos, calidad, y entrega al trabajo.

La Pandemia representó un boom en la producción mundial de cigarros, al grado de que muchas compañías agotaron su stock durante 2020-2021. Pero en la República Dominicana, además, representó el florecimiento de un mercado interno que antes no existía, o no al menos con la magnitud que alcanzó gracias a la apertura de decenas de Cigar Lounges, terrazas, cafés y puntos de venta.

“Cuando yo empecé, tanto en Santo Domingo como en Santiago existían pocos lugares para fumar, incluso famosos, y las pequeñas marcas que llevaban tiempo en el mercado se reducían a tres o cuatro. En ese tiempo René Cigars era algo nuevo”, no como en la Pandemia, cuando “prácticamente cada día nació una nueva marca”, cuenta.

Como salvadoreño, reconoce que no fue fácil comenzar en otro país. Incluso recuerda que cuando visitaba los sitios para acomodar sus cigarros se preguntaban “¿quién es éste?”. Pero Julio es una persona determinada, porque ya había hecho una de las cosas más difíciles: migrar a otro país, establecer empresa y tener éxito. Lo demás era cuestión de paciencia, perseverancia y voluntad. Así, “poco a poco, con ayuda de los amigos, me fui introduciendo en el mercado”.

Independientemente de su origen, “para las marcas locales, las marcas boutique, en cualquier país todo es siempre cuesta arriba, porque no se tiene la misma trayectoria que poseen las empresas grandes. Pero aún ellas, como siempre he dicho, alguna vez también fueron pequeñas”.

De Perlas a René Cigars

La marca realmente nació bajó el nombre de Perlas Cigars, ya que en un principio se pensó como un complemento de Perla’s Destination. No obstante, Julio buscó no mezclar sus negocios y optó por seguir con el homenaje a su padre, quien –a pesar de no haber realizado estudios profesionales–, fue constructor, transportista, ferretero y embotellador de agua y gaseosas en Centroamérica; un empresario exitoso y ejemplo a seguir. Así es que cambió a René Cigars.

Todas sus vitolas fueron creación del Master Blender Víctor Infante, un verdadero traductor de ideas ya que, como dice Julio, “no es lo mismo ser consumidor que estar en el juego, y aquí en El Puente ellos se esfuerzan para hacer realidad lo que tú buscas”.

Su primera vitola, Perlas, una pirámide de 6 pulgadas, cepo 52, tiene un perfil de fortaleza suave a media que buscaba atrapar al turista, con capa Habano 2000 y capote Criollo 98. El cigarro siguiente, Julio IV, es celebratorio de las generaciones de Los Julios: padre, hijo y nieto, y es el que realmente le permitió entrar a competir al mercado dominicano; un Toro de 6 pulgadas, cepo 50, capa Negro San Andrés y capote Piloto Cubano.

Vino después René, un Robusto con 5 pulgadas, cepo 52, capa Habano 2000 y capote Criollo 98, de fortaleza media-alta y con carácter, como su padre: “un hombre correcto y fuerte”. Le siguió Perlitas, un Corona de 4 pulgadas, cepo 43, con fortaleza media y alta intensidad de sabor, para fumadas cortas, y su blend más reciente, en lugar de terminar sólo en una nueva vitola, concluyó en un proyecto y concepto que fue más allá, por ser marca de marcas: una Trilogía.

Julio V

La química que surge entre las personas, siempre es el comienzo de una buena amistad y grandes historias. Debido a que Bernal Figueroa, Berna, como le dicen de cariño, también fabrica en Tabacalera El Puente, la convivencia se dio de manera natural. “Siempre que iba a la fábrica me avisaba y llegábamos juntos”, refiere Julio, quien cultivó una amistad aparte con Jorge Fermín, dueño de Don Nan Cigars. Hasta que en algún momento los tres comenzaron a asistir a Cigar Lounges, eventos, y a compartir charlas, visiones y promociones, con camaradería y hasta cierta complicidad.

Julio afirma que en el Mundo del Tabaco, como en cualquier negocio, hay quienes tienen suerte y recursos económicos suficientes para hacerlo todo en solitario, pero en su caso encontró que uniéndose, yendo juntos en la promoción, se logran mejores resultados.

Fue el caso de Azua y René Cigars, cuyos dueños acordaron promocionarse en común: “comenzamos haciendo ofertas en Azua y luego nos fuimos a la capital, Santo Domingo, a La Vega… caminamos, nos cansamos, pero dio resultado porque el cliente o el público de una marca jaló a la otra, y ambos ganamos”.

Por ello surgió la idea, “siempre entre buenos humos”, de unirse para algo mejor, más allá de las ofertas o eventos: con una vitola especial. Julio ya estaba trabajando en un Toro de 6 pulgadas, cepo 54, con capa Negro San Andrés y capote Piloto Cubano al que llamaría Julio V, y que se encontraba en reposo en la Tabacalera El Puente.

Bernal tenía, igualmente, una Edición Especial de Azua Cigars reposando, así que conversaron sobre la posibilidad de realizar una colaboración. Pero sintieron que algo les faltaba y decidieron llamar a Jorge Fermín, para invitarlo a sumarse a la aventura que estaba por comenzar.

Así, sumaron tres Ediciones Limitadas de sus marcas y consideraron que la mejor forma de sacarle provecho era unirse bajo un sólo concepto: Trilogía, que desde el principio, como dice Julio, tenía fecha de caducidad.

“Es decir, las tres marcas preparamos esta producción de nuestras Ediciones Limitadas, las unimos bajo el concepto-marca Trilogía y decidimos que duraríamos en el proyecto hasta agotar nuestro stock, para luego integrar estos cigarros a nuestro vitolario regular”.

Comenzaron a trabajar con logotipo e imagen, y armaron una campaña de expectativa innovadora, sin decir quiénes eran ni qué marcas. Mucho ruido alrededor de algo que entre productores boutique no se había hecho antes, y para ello acordaron una fecha de lanzamiento: noviembre de 2023.

“Fue un gran evento que hicimos en Camilú. Agotamos todas las entradas y llegamos con un proyecto en el que todos los asistentes pagaron, pues la mejor forma de apoyar a una marca boutique es estar presente y comprarle un sampler. Eso es lo debemos aprender localmente, a valorar nuestros productos y no regalar cigarros”.

Agrega que un productor pequeño trabaja el doble para poder sostenerse en el mercado. No sólo invierte dinero, sino tiempo que le roba a su familia o a su trabajo principal, porque muchos están en el Mundo del Tabaco con un sueño y la esperanza de algún día vivir de esto. “Así que el mejor apoyo es comprar y no esperar que les regalen”.

Julio informa que los samplers de Trilogía en sus presentaciones de seis y tres cigarros se encuentran actualmente disponibles en Camilú Cigar Lounge, Cigars2go, Cultura Tabaquera, Ferrara, Vola2, El Patriarca, Yeyé Cigars, Bohemia Cigars, Mambo Azua y René Cigars El Salvador.

Adelanta que ha platicado con Bernal y Jorge para continuar el proyecto Trilogía una vez que se agote el stock actual, “pero queremos hacer otra cosa, innovadora, como lo fue esta experiencia. Sabemos que lo haremos, pero no con qué ni cómo. Lo que sí digo es que Julio V cambiará de imagen y vendrá con una anilla nueva, así que esta guarden ésta, porque será de colección”.

Nuevo lanzamiento: Guanaco

Por último y como exclusiva, Julio Fuentes ofrece algunos detalles sobre la que será su nueva vitola: un homenaje a su tierra natal, El Salvador, que lleva por nombre Guanaco, en referencia al gentilicio no oficial de los habitantes de ese país. Es un cigarro capa Connecticut “en el que no tienes nada de amargor; al contrario”, y aunque se dirige totalmente a ese mercado, donde saldrá a la venta a partir de mayo, más adelante también podrá adquirirse en la República Dominicana.

“La gente que lo ha fumado aquí en Santo Domingo se ha quedado con la con la boca abierta –concluye–. Ha gustado mucho. Se trata de un cigarro medium que no te aburre, porque en cada tercio evoluciona y hasta el momento ha dado mucho qué hablar. El anillo lleva símbolos de Dominicana y El Salvador; una cosa bien bonita…”.