Ramón Allones Patagón, Edición Regional Cono Sur

GUT FEELING

Una reseña entre Topos

Gastón Banegas

Ocasionalmente algunas cosas de la vida me sorprenden; son difíciles de mensurar y mucho más de transmitir por cuanto a emociones se refiere. No quedan testigos de las sensaciones que estos eventos generan. En algunos casos se trata de sucesos enormes, pero en otros tantos, de pequeños detalles que igual me impactan y graban un tipo en el lienzo en blanco de las experiencias, que llevo al costado de los recuerdos.

Tal vez sólo se trate de un saludo cálido e inesperado durante la mañana gélida de un invierno cualquiera, o como sucedió hace poco tiempo, que una mujer bella hable bien de este escribiente. Quizá un atardecer rojizamente tranquilo sirva de ejemplo también, al igual que los sabores o un perfume –¿por qué no?–, de esos que te hacen viajar montado en un recuerdo a ese territorio del pasado, justo doblando en esa esquina, donde fuimos felices un momento.

Esta vez me impactó un gesto y una idea engarzada que no pude dividir: ¿cuántos kilómetros puede viajar una pasión?, ¿cuánto tiempo hace que no te sorprenden con un gesto..? Pues a mí y a unos cuantos Topos, un cofrade querido nos sorprendió y –en este caso–, pudimos medir los kilómetros que nuestra pasión viajó.

Lo cuento en esta reseña que compilé con el aporte de otros Topos que han colaborado y me nutren con sus pareceres acerca de un habano muy particular, que en esta Edición de Aniversario creí apropiada para compartir con lectores y aficionados al Arte del buen fumar.

No recuerdo bien cómo empezó todo… sólo tengo un borrador en la memoria, algo así como un dibujo de acuarelas, difuso, pero estoy convencido de que algo tuve qué ver en este asunto. Explico: como cualquier grupo de amigos, los Topos compartimos un chat de WhatsApp, en el que volcamos experiencias de fumadas, preferencias de bebidas y comidas, bromas por demás, etcétera. Léase, todo.

En esos chats, no sé bien por qué, mencionamos de la marca Ramón Allones muy seguido, en particular de su robusto Specially Select, un gran habano del que haré una reseña más temprano que tarde, pues vale la pena conocerlo.

Como decía hablamos de la marca, particularmente –con cierta nostalgia–, los Topos que hemos tenido el gusto de probar el Ramón Allones Patagón, Edición Regional, que apareció en 2016 destinado a los mercados del Cono Sur: Chile, Argentina y Uruguay. Fumar este habano ha sido un pequeño lujo; placer que nos damos ocasionalmente por estas tierras, algo alejadas del calor caribeño que cobija a las mejores hojas de tabaco del mundo.

Así que como algunos lo habíamos probado y otros tantos no, alguien tuvo una idea y al terminar la conversación un Topo generoso –quien tiene algunas cajas de este habano guardadas– me escribió, palabras más o menos: “…Gastón, te mando con mi hermano una caja para los Topos…”. Él prefiere el anonimato y no voy a “delatarlo” porque tengo un código de discreción, además de que a Danny Matzkin no le gustaría que lo mencione en la revista sin avisarle. No me lo perdonaría.

Pero fue así de sencillo. Esta pasión que nos hermana y nos hace mejores viajó alrededor de 27 mil kilómetros de Centro a Norte y Sur por todo el extenso continente americano y esperó durante más de seis años, añejando –a mi entender– uno de los productos más sabrosos y complejos del vitolario de Habanos, S.A., que como muchas cosas buenas desgraciadamente escasea.

Lee el artículo completo: