Humo Filantrópico, cuando el humo hace bien…

Con el antecedente de un programa de becas que patrocinaba la industria tabacalera, en 2019 nació la marca Humo Filantrópico, que actualmente apoya a 51 jóvenes dominicanos de la provincia de Santiago –con alto rendimiento académico–, que no pueden pagar sus estudios. «Son personas muy valiosas que realmente necesitan que se invierta en ellas, y ahora asisten a distintas universidades», afirma Róbinson Díaz, quien encabeza esta iniciativa.

Explica que de cada cigarro vendido, 25 centavos de dólar van a la Fundación encargada de la operación del programa, y que para adquirir estos puros de Edición Limitada se debe ser miembro de un grupo llamado HF 500. De hecho, las cajas vienen numeradas y la producción de este año, por ejemplo, fue de 50 mil piezas; cantidad que esperan duplicar en 2024.

En una marca boutique ofrece tres líneas con ligas diferentes, cuyos nombres hacen referencia a las menciones honoríficas que se otorgan tras los estudios superiores: Humo Cum Laude, con capa Connecticut, un cigarro suave pensado especialmente para quienes se inician en esta afición; Humo Magna, capa Habana Ecuador con fortaleza media, y Humo Summa, capa San Andrés, de fortaleza media a alta, con una combinación de cinco diferentes tipos de tabaco.

De acuerdo con Róbinson Díaz, la marca está registrada tanto en la República Dominicana como en Estados Unidos, donde se planea introducir en los Cigar Lounge, lo que permitiría apoyar a más jóvenes dominicanos. Una acción que es como su lema: “Cuando el humo hace bien…”.

Lee en la revista (gira tu dispositivo para mejor experiencia de lectura):