Barreda Cigars. Todos los sabores de Nicaragua

Con una historia que se remonta a los años 70, cuando los cubanos llegaron a Nicaragua, la familia Barreda se había dedicado a la siembra de tabaco para su venta a terceros. «Sin embargo, mi padre –cuenta Jennifer Barreda, miembro de la cuarta generación– quiso hacer algo más que mi bisabuelo y comenzó a fermentarlo para manufacturar tanto cigarros propios como para otras marcas».

Así comenzó Barreda Cigars, que en colaboración con el Máster Blender Claudio Sgroi ha desarrollado durante los últimos años tres líneas: Don Chico, como homenaje a don Francisco Barreda, el iniciador; 021 Cigars, y Cocktail. Por cuanto a la primera, con capa Maduro y vitolas Robusto, Toro y Chairman, en esta edición de la feria comercial PCA se presentó en su ligas con capas Connecticut y Habano.

Jennifer adelantó que trabajan dos nuevas líneas para el mercado europeo, fundamentalmente España, que lanzarán a mediados de año, en junio o julio. «Nosotros nos caracterizamos por procesar y fermentar el tabaco de manera que se puedan percibir todos los sabores que el producto nicaragüense posee, y te estimulen a querer seguir fumando».

De acuerdo con Claudio Sgroi, el trabajo colaborativo implica un conjunto de sinergias, pues no se trata únicamente de vender los productos. Además de estar con la familia Barreda y desarrollar un gran control de liga, de calidad y procesamiento del tabaco, los puros se distribuyen después por United Tobacco en el mercado de Estados Unidos.

Lee en la revista (gira tu dispositivo para mejor experiencia de lectura):