Aroma de Nicaragua. Chilcagre, el tabaco volcánico original

Empresa que desarrolla la tradición de los abuelos, quienes fumaban, así como de otros familiares que incursionaron en la industria, bajo la conducción de Hernán López Rizo, Aroma de Nicaragua presentó este año una vitola Corona con capa Connecticut que complementa su línea Rubrum, así como los productos de hojas enteras para fumar, tubos de tabaco y envoltorios. «Estas novedades las desarrollamos a partir de la demanda, pues los consumidores nos lo solicitaron mucho», explica.

En la línea de los cigarros con el tabaco original de Nicaragua, llamados Chilcagre, diseñaron una nueva presentación con una caja llamada Padre e Hijo, por los tamaños de sus vitolas: doble figurados de 6 pulgadas, cepo 60, y de 5 pulgadas, con el mismo cepo. En su línea Selva Tropical, que incluye un Toro Box Pressed y un Torpedo, cambiaron las anillas para coincidir con el diseño de las cajas.

Sobre la empresa, Hernán dice que muchas de las compañías tabacaleras se han creado con base en la familia, que las mantiene. «Gracias a la calidad de nuestros tabacos hemos podido entrar a nuevos mercados, pues logramos contratos para ampliar la oferta a 30 países de Europa, y obviamente en Estados Unidos tenemos un acceso mayor debido a los minoristas».

Considera que para exportar se requiere ser meticuloso, pues sobre todo en Europa se están poniendo en marcha nuevas regulaciones –la llamada Trazabilidad–, «y nosotros nos adecuamos para evitar problemas en las aduanas. Son nuevas cosas que incluyen otro tipo de escaneo, de etiquetas, códigos QR y factores que pueden desbalancear al productor, pero que por otra parte son buenos, porque se evita la falsificación de los productos», afirma.

Lee en la revista (gira tu dispositivo para mejor experiencia de lectura):