Serafín de Cuba. Juan de Fuca explora nuevas épocas

Tampa fue durante el siglo XIX la capital del tabaco en Estados Unidos, una época que ha servido de inspiración a Arnaldo Serafín para rescatar y revivir, a través de Serafín de Cuba Cigars, marcas de la Época de Oro del cigarro estadounidense, como hace ahora con la recientemente presentada Juan de Fuca.

“En la época de los 1800 se producían más de 500 millones de cigarros –cuenta–, más que en La Habana. Juan de Fuca fue una marca muy tradicional, cuya imagen y litografía me encantaron y la revivimos con una liga Nicaragua-República Dominicana, con capa Camerún, en Toro de 6 pulgadas, cepo 52, y terminación cola de cochino”.

Arnaldo recuerda que Juan de Fuca fue un explorador griego que trabajó para el rey español Felipe II y buscó en los mares de la Nueva España y Estados Unidos un paso que conectara los océanos Pacífico y Atlántico. Con su nombre se bautizaron una placa tectónica y el Estrecho de Juan de Fuca, que se extiende entre la Isla de Vancouver, en la Columbia Británica, y la península Olímpica, en el estado de Washington.

La tradición de rescatar las marcas antiguas le viene de su abuelo y padre, tabaqueros cubanos establecidos en Tampa, Florida, quienes revivieron algunas como Flor de Tampa, El Príncipe de Gales o La Floridana.

Lee en la revista (gira tu dispositivo para mejor experiencia de lectura):