El Amor es Amor

CIGARS PODCAST

Sergio Rosario Díaz y Nelson Rivera

Comencemos por definir al Amor, como un vivo afecto e inclinación hacia una persona o cosa. Muchos tenemos pasatiempos en los cuales invertimos nuestro tiempo sin preocupaciones; es más, son parte de nuestra vida y si no los realizamos sentimos un vacío. Esto es una manifestación de amor, porque amamos lo que nos hace felices, lo que nos apasiona, nos relaja y hasta nos transporta a recuerdos gratos de nuestra vida.

Otras de sus manifestaciones son el amor por el arte, la historia, los deportes, la música, la naturaleza y, por supuesto, el Amor por la Hoja. En mi caso, uno de los pasatiempos que más amo es sentarme en el patio a degustar un cigarro, todo un ritual que me desconecta del mundo exterior y se centra en mi mundo interior. Claro que en ocasiones lo disfruto con buenos amigos, entre largas conversaciones.

¿Y si asociamos este pasatiempo con nuestro pasado, historia y vivencias? ¿Les pasa que percibimos un perfume y nos transporta a algún momento de nuestra vida o nos recuerda a una persona especial?

Es interesante cómo nuestra mente asocia recuerdos a través de los sentidos: los olores, sabores y hasta lo que escuchamos pueden ser experiencias negativas; no obstante, me enfoco en las positivas. Cuando huelo el tabaco aún sin encender me transporto a los recuerdos del amor de mi abuelo cortando su tabaco para mascar. Me veo sentado en su balcón viendo cómo lo hace mientras me cuenta sus historias y anécdotas.

Enciendo el cigarro y el aroma me transporta a los viajes a la finca de mi papá en su vehículo 4×4; él con su pipa recorriendo los caminos, y mientras trabajábamos aprendía que en la vida nada es fácil, que hay que trabajar duro para lograr tus sueños y metas. Aromas a madera del campo a tierra… este viaje lo define el Amor.

Sabor: degustamos un cigarro y comenzamos a percibir notas de sabores que están en nuestra memoria. El café de tu papá en la mañana, el pastel de chocolate de la abuela, las galletas de canela de tu mamá, la mermelada en tus tostadas y un sinnúmero de notas que podemos describir por los gratos recuerdos que tenemos. Esto sin duda es Amor. El Amor por la Hoja y por la historia detrás de cada cigarro me lleva a usar siempre la frase “El Amor es Amor” (Nelson Rivera).

¿Pero, qué pasa con lo que escuchamos? Sergio, háblanos de la música…

Como dijo Tito Rodríguez en una de sus canciones más famosas, “En la vida hay amores que nunca pueden olvidarse, imborrables momentos que siempre guarda el corazón”, es precisamente el amor por el tabaco el que nos lleva a hacer del mismo un instrumento de armonía. Es la música la que nos lleva a ese mismo déjà vu, con experiencias sensoriales que se mejoran al unir ambas pasiones: la música y el tabaco.

En mi vida hay un sinnúmero de cosas que pasan con un tabaco, como momentos de buenas conversaciones con nuestros amigos, parientes y hasta nuestras parejas. Es que en la hora y media que puede tardarse uno en consumir un cigarro, el tiempo pasa pero estamos presentes. Definiendo qué es el amor, para mi Amor es estar presente.

Joan Sebastian dijo: “Invítame un cigarro amiga mía, un cigarro que se esfume por el viento y disfrutemos juntos la osadía, y hacerte al fin saber esto que siento”. El cigarro se compone de amor. Amor en las más de 300 manos que están involucradas en el proceso tabaquero hasta llegar al consumidor. Luego pasa a un proceso de degustación, en el que los sentidos transmiten sentimientos y realidades.

Y es en esa realidad, ya sea triste como la canción de Felipe Rodríguez Quiero Beber: “Quisiera beber hasta morir, porque estoy sufriendo una amarga pena que está destrozando mi corazón”, o alegre, y diga: “Si huele a caña, tabaco y brea; usted está en Cali, ay, mire, vea; si las mujeres son lindas y hermosas, aquí no hay fea», Oiga, mire, vea, de la Orquesta Guayacán, es esa realidad que va acompañada siempre de un tabaco.

El Amor es conexión, como decía Justo Betancourt en su afamado bolero Psicología: “No es querer ni que te quieran, no es besar ni que te besen, si para querer con sinceridad hay que tener psicología”. Si hay dos cosas que nos conectan con nuestros antepasados, no importa el lugar o la situación, son el tabaco y la música. Nosotros, como latinos, encontramos la nomenclatura perfecta en su combinación, pues nos hace que su efecto cale más hondo en nuestros paladares, en nuestras mentes y en nuestros corazones.

Te invitamos a escuchar nuestro Playlist en Spotify: Canciones para fumar un cigarro y a la vez añadir tu canción favorita para ese preciso momento de disfrute que nos une en hermandad.

Como dice mi gran amigo Nelson Rivera: “El Amor es Amor”.