Arte y Puros de Orizaba

Si bien otras referencias familiares resultaron importantes en su vida, la cercanía con su hermano Adrián fue determinante en la carrera de Octavio Sánchez Oropeza, artista plástico de Orizaba arraigado a la gente y a esta tierra, donde ha desarrollado una obra pública importante materializada en murales, mosaicos y apuntes callejeros. Esto, a la par de un sinnúmero de trabajos para particulares, bienales y exposiciones; la incursión en actividades como el cine a mano y el activismo, como maestro y galerista, promoviendo a quienes son parte de la nueva generación.

Aprender desde niño de distintos maestros y posteriormente una formación académica le han permitido incursionar y desarrollarse en técnicas diversas, exponiendo su obra en México, Estados Unidos, España, Rumania, Ecuador y Perú. No obstante, «lo que más orgullo me genera es el contacto con la gente. Comparto mucho la serie de apuntes que hago en la calle, los subo a Facebook, y tienen mucha aceptación. Es, de alguna manera, un acercamiento a lo social», dice.

Considera que reflejar la experiencia humana es parte del compromiso de los creadores, ya que la percepción de las personas cuando se sienta en un parque, camina por las calles o viaja en un camión le permite representar en los dibujos emociones y sentimientos: lograr una conexión efectiva. «La idea es que la gente se apropie y se sienta reflejada en estos trabajos».

Lee el artículo completo: