Pasión y paciencia, claves del negocio: Jochy Blanco

Para José Arnaldo Blanco III, mejor conocido como Jochy Blanco, director de Tabacalera Palma, existen dos requisitos fundamentales para quienes quieren incursionar en el negocio tabaquero: pasión por la planta y paciencia para ver los resultados.

“Nuestra industria es de pasión, y quien no tenga la pasión por el campo, por el tabaco, no debería estar. Se trata de un negocio a largo plazo, de ahí que deba existir la pasión, el amor por hacer algo bien hecho”.

En entrevista exclusiva durante el recorrido a la factoría, como parte de la edición 2023 del Festival Procigar, dijo que la tabaquera no es una industria donde se vean frutos en meses, sino que es un negocio de años, una empresa familiar y generacional. “No es recomendable para quien esté pensando en hacerlo en el corto plazo”.

La Palma, breviario

Los inicios de Tabacalera Palma se remontan al mediados de 1800, cuando el español José Manuel Blanco Lozada se trasladó a la República Dominicana y se dedicó al comercio de frutas tropicales… y de tabaco, cuyo cultivo continuó su hijo, José Arnaldo Blanco.

A su vez, su hijo José Arnaldo Blanco II estableció Tabacalera Palma en 1925 y logró su registro industrial en 1936, convirtiéndose en uno de los primeros fabricantes de cigarros en la isla. Para 1960, la fábrica contaba con 200 parejas de tiempo completo rolando cigarros para el mercado local. Su esposa, Irene Domínguez, una mujer apasionada por el tabaco, jugó un papel fundamental en el desarrollo del negocio.

Lee el artículo completo (voltea tu celular para una mejor experiencia de lectura):