Pasión por Honduras

GUT FEELING

Gastón Banegas

Otoño en Buenos Aires. Un día un poco gris, pero con descomunales 21 grados centígrados que recuerdan la necesidad de encarar seriamente el asunto climático. Sobre la tapa blanca y envejecida del escritorio, una taza con café dejó una marca: un café de Honduras producido en el departamento de Copán, fronterizo con Guatemala, al que acompañé con un cigarro del mismo origen, Flor de Copán Rare Blend.

No estoy tan seguro de si café y tabaco dan “el mejor matrimonio” no alcohólico para disfrutar, pero sí de que maridan perfectamente bien. Puedo estar más en línea con la idea de que el tabaco une, y el humo de un buen puro hace el mismo efecto que un magneto.

El año pasado, durante la cata-degustación de un Habano, whisky, y café de especialidad, conocí a Marihela Sauceda. Además de conversar junto a otros amigos, compartimos después un curso de La Sociedad Habanosommelier y nos reencontramos en la Tabaquería y Lounge Bellagio. A través de las redes sociales le pregunté dónde preparan ese tipo de café, y me habló sobre un lugar cercano en el que acordamos reunirnos y charlar.

Lee en la revista (gira tu dispositivo para mejor experiencia de lectura):

 

De nacionalidad hondureña, es una mujer súper comprometida con los mejores productos y todo lo referente a la cultura de su país, lo que espero plasmar en esta entrevista:

–Marihela, contanos un poco de vos.

–Soy afortunada. Tuve la dicha de nacer frente al bello Mar Caribe, en un país que se destaca por ser el cuarto exportador de café y el sexto de tabaco en el mundo. Tengo una Licenciatura en Comercio Internacional por la Universidad Autónoma de Honduras, un título de Experto en Gestión de Calidad de la Universidad Carlos Tercero de Madrid, y un Máster en Desarrollo Sostenible y Responsabilidad Corporativa de la Escuela de Organización Industrial de Madrid. Trabajo en Comercio y Promoción Internacional de Café de Honduras para América del Sur.

–¿Cuánto hace que vivís en Buenos Aires?

–Vivo en Argentina hace dos años… pero tengo aprendizajes como si estuviera aquí hace una década. En 2021, luego de trabajar 12 años para la Secretaria de Turismo de Honduras, fui designada Consejera de Asuntos Económicos, Promoción y Cooperación de la Embajada de mi país.

–¿Cómo te relacionaste con el mundo del café y el tabaco?

–Mi madre es originaria de uno de los departamentos tradicionales y principales productores de café de Honduras; un territorio que alberga al municipio de Jamastrán, conocido por aportar 70 por ciento del tabaco que exportamos al mundo.

Este lugar, con sus características únicas, no podría tener otro nombre que El Paraíso. La mayoría de los hondureños estamos –de alguna manera– vinculados al café o al tabaco. Mi abuela materna, doña Cándida, es productora de café; mientras que mi abuelo paterno, don Valentín, era un apasionado del tabaco, que solía fumar en pipas de elaboración propia.

También era un amante de la música. Le encantaban el violín, la guitarra y la marimba; instrumentos que construía con amor y dedicación, eligiendo la madera adecuada para fabricarlos. Así que el tabaco, los cedros y la música de cuerdas tienen para mí sabor a familia… a casa.

Mis trabajos se han relacionado con la promoción y/o comercialización exportable de Honduras, pero al haber estado vinculada a la producción consideré siempre que quienes trabajamos en el último eslabón de la cadena debemos honrar el esfuerzo y sacrificio de la gente del campo. Así empecé a aprender sobre ambos procesos productivos: sus sistemas de calidad, sus extraordinarios cultivos, la fermentación y la influencia del clima, de nuestros hábitats.

Pero la conexión con el mundo profesional del café y el tabaco surgió a través de la nostalgia. Laura Esquivel no se equivocó al decir que la vida sería mucho más agradable si pudiéramos llevar con nosotros los olores y sabores de nuestro hogar. Cuando inicié funciones en la Embajada de Honduras en Argentina entendí que, acompañada de café y tabaco, fui convirtiendo –de reunión en reunión– mis placeres en trabajo y el trabajo en placer.

El año pasado, luego de algunas acciones comerciales con Bellagio Habanos Lounge, que importa tabaco premium hondureño, tuve la oportunidad de adentrarme en este fascinante mundo profesional del Habano gracias a Gabriel Estrada, Hombre Habano 2019, y a tres grandes maestros: Fernando Fernández, Alexander Avellar y Jose Miguel Salvador, bajo cuya guía experta me convertí en Habano Sommelier.

Este año tuve el privilegio de obtener mi certificación como Barista SCA en el Centro Internacional de Capacitaciones de Buenos Aires. Durante el proceso tuve el apoyo invaluable de Alexis Sabogal, quien no sólo es un AST y Juez Mundial, sino también un Q Grader y especialista de café, con reconocimiento internacional.

–¿Cómo es el café de tu país?

–Es dulce, como nuestra gente. Honduras lo produce en 15 de sus 18 departamentos, y 70 por ciento del territorio nacional está cultivado bajo sombra con este grano maravilloso. Son cafés suaves, en su mayoría lavados, únicamente de la variedad Arábica.

Esta especie se desarrolla mejor entre mil y mil 200 metros Sobre el Nivel del Mar, y Honduras posee granos de calidad extraordinaria protegidos por Denominación de Origen y Denominación de Indicación Geográfica, entre las que destacan la Denominación de Origen Marcala y la Honduras Western Coffee.

La producción se concentra en 120 familias que generan empleos directos e indirectos para un millón más, y divisas por mil 500 millones de dólares. Además, nuestro país es el primero en aplicar una Política de Género para el Sub Sector Café, en espacios como la Asociación de Mujeres en Café de Honduras (Amuhcafé) –filial de la International Women’s Coffee Alliance–, que permite intercambiar experiencias para lograr una vida significativa y sostenible, así como estimular el reconocimiento de su participación en todos los segmentos de la industria.

–¿Qué podés decir del tabaco hondureño?

–El cultivo de tabaco se remonta a la antigüedad, con una especie silvestre llamada Copaneco. Aunque era de baja calidad, en la región se utilizaba para elaborar cigarros y en 1765 la Corona Española estableció la Real Factoría del Tabaco en Copán, responsable de fijar los precios, distribuir semillas y gestionar la comercialización del tabaco. Esto impulsó el comercio y atrajo a más colonos, convirtiendo a la zona en centro productor y fabril.

Durante los años sesenta del siglo pasado, la llegada de tabaqueros cubanos expertos, debido a la Revolución, revitalizó a la industria tabacalera. Se empezó a cultivar variedades de la isla, reemplazando las autóctonas. A diferencia de Nicaragua, donde los sandinistas provocaron la salida de empresarios y trabajadores del sector, en Honduras se recibió a muchos de ellos y el Gobierno apoyó el crecimiento de las compañías de cigarros.

La producción de tabaco destaca especialmente en el valle de Jamastrán –territorio comparable con Pinar del Río, Cuba–, donde se cultiva variedades como Corojo y Connecticut. La fábrica de tabacos Flor de Copán, ubicada en Santa Rosa, tiene presencia internacional destacada y enaltece el trabajo de las mujeres, que suman casi 2 mil en su nómina.

En el país se elaboran alrededor de 250 marcas de puros que se exportan principalmente a Estados Unidos y Europa. Es una actividad artesanal que genera empleo directo, mientras que en Danlí se concentra la mayoría de las fábricas de cigarros. Además, el cultivo se extiende a los valles de Talanga, Sula y Azacualpa.

–¿Maridás los puros con café?

–Me encanta. Hago mías las palabras de Gaby Estrada: “El maridaje no alcohólico perfecto”; realmente son buenos compañeros, sobre todo del espresso, cuyos aromas y sabores intensos y concentrados cuadran muy bien con tabaco.

–¿Qué te parece tomar café en Buenos Aires?

–Al llegar a Buenos Aires quedé sorprendida por la abundancia de cafeterías. En el imaginario colectivo extranjero Argentina se asocia con el mate. Sin embargo, al descubrir la Cafeteguía encontré variedad de opciones, desde cafeterías gourmet hasta establecimientos de especialidad.

Existen lugares notables, que narran en sus paredes la historia de cómo el café se convirtió en un acto social que configuró la identidad cultural de Buenos Aires. Hay muchos aspectos que llaman mi atención: la influencia española en el tueste, la preparación al estilo italiano, la ambientación y la patisserie francesa… rasgos que quizá describan –de forma resumida– a esta ciudad, tan bella como ecléctica.

Destaco la fortaleza de la industria en Argentina y el espíritu emprendedor de quienes están vinculados al café. Familias como los Brunet, que continúan fabricando maquinaria y equipos para el tueste, y los Martínez, hoy liderados por la tercera generación, quienes después de 90 años siguen dirigiendo su negocio y revitalizando el circuito gastronómico de la calle Talcahuano, donde abrieron su primera cafetería.

Este lugar comparte cuadra con la emblemática pizzería El Cuartito y sigue siendo frecuentado por destacadas figuras de la cultura, la política, la música y el fútbol. Aquí se puede disfrutar de una receta única y clásica, anterior a la llegada de los baristas, que ha perdurado en el tiempo.

–¿Te acordás qué fue lo que fumaste por vez primera de tu país?

–Por supuesto. Mi primer puro fue con un Rocky Patel Decade Robusto. Nunca había fumado y la experiencia resultó desafortunada porque hice todo mal: el corte, el encendido, todo… Pero como necesitaba promocionarlo me aprendí de memoria la descripción y recomendaciones para fumarlo.

Hablé como experta de sus notas especiadas y de ese último tercio a cacao y café, sin omitir claramente su humo abundante… que casi me dejó sin respiración. Y precisamente de la descripción del Decade surgió mi interés –ahora placer– de maridar café, tabaco y chocolate: un mundo que vivo y sigo explorando con curiosidad.

–¿Sos de fumar seguido? ¿Cuál sería tu momento ideal..?

–Acuñé mi propio término: fumar comercialmente. La experiencia me enseñó que las reuniones de negocios siempre van mejor con café y tabaco. Sin embargo, los días grises de otoño e invierno me invitan a fumar en el balcón, acompañada de música linda; un aeropress con café Borboun Rojo de la región Copán; un puro hondureño, territorio de sabor medio; cáscaras de naranja envueltas en chocolate amargo; un buen libro, y Don Valentín, que así llamo a mi cenicero.

–¿Cómo contribuyes al protagonismo de la mujer en estos ámbitos?

–Siempre he contado que mi abuela Cándida manejaba vehículos pesados y al personal de la finca, con la misma destreza que costuraba el delicado ajuar de una novia. Mi historia podría ser la de cualquier hondureña, hija o nieta de productores de café. La industria del tabaco camina mayoritariamente y es liderada por mujeres, quienes participan en todas sus etapas, desde el cultivo hasta el servicio, en los Lounge y cafeterías del mundo.

Procuro utilizar cada espacio para compartir lo más lindo de mi país y hablar de mujeres maravillosas, como María Isabel Caballero, ganadora de Taza de Excelencia, quien ostenta récord nacional de precio en subasta de café. Sus apetecidos productos se sirven hoy en la hostería de Gucci, en Italia. O el trabajo excepcional de Maya Selva, Embajadora del Tabaco Hondureño, ganadora de reconocimientos internacionales y creadora del Festival Humo Jaguar.

Quiero seguir contribuyendo en la promoción de buenos hábitos de consumo de café y tabaco, convencida de que actualmente tenemos el poder de incidir directamente en sus procesos de fabricación y elaboración. Cuando reconocemos la calidad y somos exigentes, los productores encuentran el sentido de cumplir con altos estándares de calidad y los comercializadores tenemos herramientas para defender los precios justos. Es un círculo virtuoso en el que ganamos todos.

–¿Cómo ves el tabaco y el café hondureños dentro de unos años?

–Los veo de fiesta, crecientes y triunfando juntos, como sucede en el Festival del Puro y El Café que celebra cada marzo Héctor Valladares, de Ov Cigar, en la ciudad de Danlí. La tendencia al Lounge de café y tabaco sigue en aumento, así como el conocimiento especializado y sofisticado de los consumidores sobre ambos.

–¿Qué tips podés dejarle a una mujer que se inicia en el tabaco?

–Lo primero es identificar el arte del puro y el Habano como un placer, porque no es un vicio. Fumar es un ritual bello que cuando se realiza adecuadamente y con moderación puede aportarnos bienestar, relajación y un espacio inigualable con nosotros mismos.

Lo segundo, al fumar por primera vez, es hacerlo con la guía de un profesional. La Casa del Habano, Prado y Neptuno y Bellagio Habanos Lounge ofrecen en Argentina experiencias de iniciación que vale la pena disfrutar. Además, informarse y leer sobre los productos existentes en nuestro lugar de residencia, verificar su legitimidad, y si son de Cuba, que pertenezcan a la Denominación de Origen de Habanos, S.A.

Puros y habanos se disfrutan despacio, para apreciar ampliamente todos sus aromas, sabores y retrogustos que nos dejan en boca, y que atesoraremos hasta nuestra siguiente experiencia.

–¿Algún puro o café nuevo que te haya sorprendido?

–El café hondureño de la región Capucas es mi compañero actual de fumada, súper recomendado para tomarse todo el tiempo que haga falta, prepararlo y extraer todas sus propiedades organolépticas mientras elegimos el mejor tabaco para acompañarlo.

A quienes no disponen de mucho tiempo o tienen un Lounge y buscan un espresso en maquina automática, les recomiendo la línea Don (Joaquín, Miguel y Pablo) de Kapselmaker, como una nota de color que expone la trazabilidad del café desde el saco hasta la cápsula; otra genialidad de la industria argentina.

Junto a la Embajada de Honduras maridamos los Connecticut y los Corojo de la casa CLE con un café centroamericano macerado en barricas de roble de segundo uso por Kapselmaker para la Bodega Rosell Boher; una experiencia inolvidable.

————-

Hasta acá las segundas tazas de nuestros cafés se fueron agotando. El tiempo corrió, pues al llegar a la cafetería de la calle Talcahuano era de tarde, y tras dos horas de conversación vino la noche; hora de cerrar en el Café Martínez.

Keep in touch! Tengan buenos humos.