Full Virginia Flake

Tobaccology

Luciano Quadrini

El tabaco virginia es hoy en día el mas popular utilizado para tabaco para pipa. Los tabacos curados al aire (el burley, por ejemplo) contienen muy poca azúcar, y provocan una sensación de boca seca. En cambio, los tabacos curados mediante aire caliente (como el virginia), aseguran que los azúcares naturales se mantengan en la hoja, que le proveen una nota dulce natural a los virginias.

Full Virginia Flake llegó a mí por la necesidad de conocer las verdaderas características de este tipo de tabaco. Si no conoces las cualidades de un tipo de tabaco y tratas de encontrarlas en un blend, sería como intentar buscar a determinada persona, de la cual no conoces ni su cara, en el medio de la muchedumbre del recital de Guns n’ Roses en Tokio en 1992. Perdón la exageración, solo quería nombrar a mi banda favorita.

Volviendo al tabaco, para detectar notas propias de un tipo de hoja hay que conocerlo personalmente. De ahí mi obsesión de probar constantemente nuevos tabacos, comidas, especias, etcétera. 

Primera cosa que me llama la atención es la lata. Predomina el color amarillo y se deja ver una figura que parece un sol, del mismo color pero más claro. Una silueta de Sherlock Holmes de color verde se para delante del sol. No me lo esperaba. Sí el color, porque los virginias me recuerdan a esos colores cuando los fumo, pero a Sherlock me lo imagino más amante de las mezclas inglesas.

Dentro de la lata nos encontramos con flakes muy gruesos y desprolijos que se asemejan a trozos de beef jerky, y que me encantan. Este corte grueso se debe a que Samuel Gawith continúa utilizando maquinarias del siglo XVIII para la elaboración de sus mezclas, a tal punto que sus máquinas han sido declaradas “Artefactos Históricos” por la corona británica. 

Las gamas de colores varían entre los marrones oscuros y amarillos claros. Estos flakes están prensados con calor, por lo que este proceso les provee una caramelización exquisita a esos azúcares naturales.

La tin note (aromas en frío desde la lata) es realmente fresca, con aromas a pasto recién cortado, paja, lima y jengibre. 

El único inconveniente que encuentro con este blend es la inmensa cantidad de humedad. Parecería ser que casi 50 por ciento del peso de la lata es de agua, al punto tal que creo que podría usar un flake como Boveda Pack en mi humidor. Demasiada. Así que si tu idea es abrir la lata, cargar la pipa y encender, este no es el tabaco para eso. 

Tomo un flake, lo desmenuzo sobre una tabla y lo dejo secándose por una hora. A pesar de este recaudo, el encendido requiere de varios intentos y de una llama bastante fuerte por lo que elijo mi Zippo para pipa. He hecho pruebas dejándolo secar media hora, y realmente a veces es un dolor de cabeza mantenerlo encendido. Lo mismo doblando el flake y cargándolo en la pipa, otra decepción que no enciende ni con un encendedor torch de cuatro turbinas.  Secándolo por mas tiempo, igualmente es un tabaco para fumarlo con el encendedor a mano. ¿Vale la pena tanta espera y tanta dedicación?

Pasemos a la fumada. Los virginias son verdaderamente una delicia. Persisten algunos de los aromas que encontrábamos en frío, como el pasto recién cortado y la paja, pero también toman lugar algunas notas de miel, caramelo suave y algunos cítricos con un leve dulzor como de frutas maduras o fermentadas.

El retronasal es definitivamente suave y dulce, casi adictivo. Dulzor que intuyo se debe a la calidad de los virginias y a su proceso de curado (por lo menos el fabricante no menciona la utilización de ningún casing). Es el puro y simple sabor de un Straight Virginia que, sin dejar de ser simple, también es consistente durante toda la fumada. La única diferencia a mencionar entre la primera y la segunda mitad del bowl es que en esta última se requieren de muchas menos reencendidas para mantener la brasa en camino. Al final deja una ceniza muy blanca con pintas grises en el fondo. 

No es un blend para pensarlo mucho. Es una mezcla que a mi criterio tiene algunas cuestiones de combustión debidas a la humedad, pero que cumple sobradamente con lo que promete en sabores y aromas. Es una mezcla ideal para el verano, liviana, de sabores frescos, sin sorpresas, para esos días de calor agobiante que solo se soportan con una bebida fría en una mano y un buen tabaco en la otra.

Nombre mezcla: Full Virginia Flake

Casa: Samuel Gawith

Tipo de mezcla: Stright Virginia

Contenido: Virginia

Corte: Flake

Presentación: Lata 50 gr.

Fortaleza: Media

Sabor: Medio/Alto

Room note: Placentera