¿Cuál es el mejor Tabaco?

CULTURA DE HUMOS

Jose Bello

Creo que muchos o todos hemos escuchado o nos han hecho esta pregunta: “¿Para ti, cuál es el mejor tabaco?”, o entre las más famosas, “¿cuál es mejor, el tabaco cubano o el centroamericano?”. Y es común encontrar esta respuesta grandiosa y verdadera: “El mejor es el que más te guste”.

Sostengo que esa respuesta no es mentira, sino entera realidad, aplicable a otros campos, como el vino, debido a la diversidad inmensa de productos disponibles en el mercado. Sin embargo, podemos analizar en mayor profundidad la pregunta y sobre todo la respuesta.

Vayamos desde lo macro a lo más específico y hablemos primero del tabaco cubano y el no cubano –como muchos lo llaman–; el tabaco del viejo mundo y del nuevo mundo, respectivamente.

Cuba se caracteriza por tener uno de los mejores suelos para la siembra de tabaco negro, y esto –sin lugar a dudas–, sumado a los procesos artesanales y cuidadosos de su producción, tiene un impacto altamente positivo en el producto final; materia prima de la elaboración de un buen cigarro.

Lee en la revista (voltea tu celular para una mejor experiencia de lectura):

 

Centroamérica –Nicaragua, República Dominicana, Honduras, etcétera– por su parte, abarca países que en su mayoría iniciaron la producción de tabaco de manera industrializada poco después que Cuba.

No obstante, tanto su materia prima como sus procesos automatizados de producción mantienen un estándar de calidad alto, adaptado a las exigencias del consumidor, que a lo largo del tiempo les han permitido mejorar el resultado final y disminuir costos.

Desde un punto de vista macro, ambas regiones tienen estándares diferentes en sus principios de producción, que responden a perspectivas totalmente distintas y a la larga nos sirven como punto de comparación.

Luego de eso tenemos las diferentes marcas de tabacos, tanto de Cuba como del resto del mundo, y cada una implica una esencia de producción, una historia familiar que desean compartir, una experiencia para ofrecer y una trayectoria que les permite reconocer –a su modo–, la mejor manera y hasta su capacidad para hacer las cosas.

Creo que desde ese punto de vista podemos entender que cada marca está destinada a proyectarse en sectores específicos del mercado consumidor, porque no todos buscan ni tienen la capacidad de consumir lo mismo.

A ello debemos sumar las innumerables ligas o mezclas existentes en el mercado de los buenos puros. Cada marca tiene cualquier cantidad de blends disponibles para el fumador y evidentemente tienen el propósito de enamorar al paladar de personas con gustos diferentes, y con base en esto se trabaja arduamente para brindar al aficionado una nueva experiencia al momento de probar un producto nuevo.

Si cada país tiene muchas marcas y cada marca tiene innumerables ligas, cada liga puede estar presente en varias vitolas, que son los diferentes formatos que se ofrecen a los consumidores. Y es que a pesar de que las vitolas de una misma liga llevan en teoría la misma receta, cada una nos da una fumada diferente.

Esta es una de las razones por las que vemos en las revistas dedicadas a calificar cigarros las especificaciones de marca, liga y vitola a la que otorgan cierto puntaje. Los panelistas se refieren al formato que les agradó más.

Y por ultimo están los consumidores. Cada uno representa un perfil de gusto que puede ser único y puede desarrollar afinidad con cualquiera de los perfiles de sabor a su alcance en el mercado del tabaco. De ahí que las marcas mantengan infinidad de ligas y vitolas que les permiten llegar a esos paladares exigentes que día con día piden a la industria que les sorprenda con sus novedades.

Recapitulando: cuando te preguntan, “¿cuál es el mejor tabaco?”, responder que “el

que mas te guste” es correcto, pues la industria plantea que en la medida en que se vaya probando, uno conseguirá determinar el llamado tabaco favorito.

El consejo es no limitarse y aceptar toda fumada posible, ya que nunca se sabe cuándo un buen cigarro puede sorprendernos gratamente y convertirse en nuestro mejor tabaco del mundo.

Buenos Humos.