Cigarros y Ron en Chicago

Una noche SGM en Parejas Sensoriales

El mundo de los cigarros y el ron, impregnado de tradición y elegancia, tiene una rica historia construida durante siglos. Para la comunidad de aficionadas y aficionados, los salones de fumadores son lugares de reunión donde pueden compartir historias mientras disfrutan de su pasatiempo favorito, y pocos sitios en el mundo encarnan este espíritu y romance como Iwan Ries –el segundo Cigar Lounge más antiguo del mundo–, ubicado en el corazón de Chicago.

Durante una noche reciente sus puertas se abrieron para un evento especial: una reunión de Networking del Movimiento Global SOTL, que congregó a amantes de los cigarros y el ron de toda la ciudad, en el marco del Festival del Ron de Chicago. El evento permitió cumplir con una de las tareas educativas de la organización: maridaje de puros, y los participantes disfrutaron de la experiencia que la doctora Anastasia Psomiadi, Lefty Karropoulos, Takis Karropoulos y Cynthia González –organizadora del Puerto Rico Cigar Fest– les prepararon.

Protagonizaron la noche 708 Cigar –marca de uno de los socios de SGM–, y una variedad de destilados premium de Ruhm Barbancourt; elección personal del fundador de RumLab, Federico Hernández.

Lee en la revista (gira tu dispositivo para mejor experiencia de lectura):

 

El ambiente interior de Iwan Ries ha sido siempre de sofisticación tranquila: sillones de cuero, paneles de madera y una sensación especial que la habitación desprende, tras 166 años de historia. De ahí la reputación del lugar en la industria.

EL EVENTO

Esta actividad del Movimiento Global SOTL, que abrió el Festival del Ron de Chicago, fue una oportunidad fantástica para que aficionadas y aficionados se conectaran, compartieran ideas y construyeran relaciones en un ambiente relajado y divertido. Al ser parte de variedad de industrias, mientras disfrutaban de cigarros y bebidas establecieron conversaciones significativas, compartieron sus experiencias e intercambiaron tarjetas de presentación.

Un ambiente emocionante, acompañado de música, sirvió de escenario a empresarios y ejecutivos –el evento atrajo a una audiencia diversa–, y permitió una experiencia de Networking memorable, llena de energía e inspiración.

MARIDAJE

El maridaje de cigarros con ron es un clásico atemporal. Los sabores dulces y complejos del ron complementan las notas audaces y terrosas de un buen cigarro, creando una experiencia única. Para este propósito, al seleccionar los elementos se debe considerar la fortaleza y los perfiles de sabor, pues la clave es encontrar un equilibrio entre ambos para evitar que uno domine al otro. Con el maridaje adecuado podemos elevar –a otro nivel– la práctica de fumar y disfrutar de un destilado.

Eso es lo que la doctora Anastasia Psomiadi y Lefty Karropoulos ofrecieron a sus invitados, quienes recibieron dos puros mezclados magistralmente por el fundador de 708 Cigar, Zaid Eid: el 708 Three Tone, con una capa ligeramente dulce, cuerpo medio, cremosidad y sabor a nuez que conducen hacia un final suave, así como el recién lanzado 708 box-pressed Barber Pole, que comparte algunas características del anterior, pero ofrece un final terroso.

La combinación de ambas joyas se realizó con Barbancourt 8 y 12 años; un ron estilo Agricole elaborado con jugo de caña de azúcar fresca –no melaza–, destilado dos veces en alambiques de cobre, que permanece durante ocho años en barricas de roble francés antes de su embotellamiento.

¡EXTRAORDINARIO!

Durante toda la velada se disfrutó una sensación de comunidad. Un grupo de personas se reunió en torno de los cigarros y compartió su pasión por la hoja, más allá de fronteras y culturas. Nos recordó que coincidimos en esta forma de vida, que nos conecta con una rica herencia cultural y una comunidad global de entusiastas.

Estuvieron presentes Stoney Gillespie, de Chicago Cigar Week; William Egbert, de Blue Label Cigar Club; Mel Whitfield, de Chicago Smoke And Sail; Tameka Treadwell, de T2 Custom Designs; Misty Jackson, de Ed Frank’s Mobile Cigar Lounge; James Griffin, jefe de TSA en el Aeropuerto de O’Hare; Brandi Wheat, de HerCigarCloset, y la lista sigue y sigue…

Aunque el tiempo avanzó, el entusiasmo prevalecía y nadie mostraba prisa por irse, de tal suerte que las conversaciones continuaron hasta altas horas de la noche. Eventos como éste demuestran que el Networking –cuando se hace bien– no tiene que ser aburrido o rígido. Puede ser una vivencia divertida y agradable que ayude a las personas a bajar la guardia y lograr conexiones genuinas con los demás.

REFLEXIÓN

Al repensar la experiencia de esta noche, queda claro que la Comunidad del Cigarro es diferente a cualquiera otra: provenimos de todos los ámbitos de la vida, con diferentes antecedentes, creencias y valores. Sin embargo, estamos unidos por una profunda apreciación del arte de fumar; una pasión que no conoce límites y nos hermana de manera especial.

Ser parte de esta comunidad implica un sentido único de camaradería que es difícil encontrar en otros ámbitos. Nos reunimos para disfrutar de los mismos placeres, paladear los ricos aromas y sabores de diferentes mezclas de tabaco, y deleitarnos en la atmósfera social que surge cuando personas con ideas afines se encuentran.

Ya sea en un salón local o en un festival internacional de cigarros, todos estamos orgullosos de ser parte de este mundo excepcional; somos un grupo diverso de individuos que hemos encontrado un vínculo y estamos agradecidos por las amistades y relaciones formadas en el camino.

Al final no se trata sólo de cigarros, sino de las personas, los recuerdos que poseemos, las experiencias compartidas y la alegría que traemos a la vida de los demás. Somos afortunados.