De las raíces Escocesas a la maestría Francesa

DE ESPÍRITUS Y HUMOS

Manolo Santiago

Michel Couvreur y su lema “Virtute et Opera”, sin duda me han dejado una experiencia grata; sin embargo, lo que mejor me trató ha sido su tan interesante whisky, francés, por cierto. Se dice que este personaje tenía una visión muy revolucionaría de lo que debería ser este destilado y en 1978 se instaló en la región de Borgoña, para dedicar el resto de su vida a producirlo.

Actualmente –algo que me emociona mucho–, ocupan barricas interesantes: desde roble blanco americano hasta roble francés, sherry, ex bourbon y de Jura. Dentro de su catálogo tienen espirituosos como single malt de 12 años, blends, single cask, un very sherried espectacular y rarezas como su añejado por 25 años. Podemos decir que cuando hablamos de Michel Couvreur nos referimos a whiskys que permanecerán grabados en la mente.

Todos se presentan en una botella cuadrada transparente que recuerda a un whisky escocés clásico de aquellos viejos tiempos. Una etiqueta blanca, elegante, combina los estilos de letra cursiva y bold, y un bello lacrado completo cubre su sello con corcho, como si estuviéramos hablando de un vino de la Borgoña.

Cabe destacar que en 2013 falleció este gran artista y al frente de la casa están Cyril Deschamps, su yerno; el Maestro Bodeguero Jean-Arnaud Frantzen; su viuda, y su hija, quienes mantienen vivo su gran legado.

En esta ocasión me emociona degustar el Cap a Pie, de Michel Couvreur; whisky blend de grano y malta sin declaración de edad.

CARÁCTER: Si debiera otorgarle un carácter sería describirlo como un SEÑOR, en toda la extensión de la palabra; de esos que por la mañana tienen el periódico al frente, durante la tarde, un libro en la mano, y su pipa o un buen cigarro entre los dedos. Un señor que sabe de qué habla, pero sólo emite una opinión cuando se la piden.

COLOR: Ámbar.

NARIZ: Presenta notas dulces, maderas húmedas y cuero fino, así como notas ajerezadas preciosas y un adorno final de frutos secos.

PALADAR: Un whisky potente, bastante untuoso, que presenta inmediatamente la barrica de Jerez, almíbar y adornos de tabaco. En su gusto también encontramos frutos secos, dátiles y uvas pasa.

FINAL: Cálido, apacible y suave. Dejará sabor dulce en el paladar y, al final, una agradable sensación seca.

Lee el artículo completo:

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí