Danays León de Potolinca

Humos y tendencias

Patricia Arteta

A pesar de los problemas de comunicación por culpa del coletazo de las tormentas que nos afectan por estos días en el Caribe, me encuentro con una mujer  de una complicidad familiar y pasión por el Mundo del Tabaco que inspira y emociona: Danays León de Potolinca. Qué placer tenerla aquí, un honor compartir esta charla a todos los amigos en la edición de aniversario de Humo Latino Magazine.

Antes que nada, Danays es una cubana, madre, esposa, amiga, emprendedora por naturaleza y si le preguntas qué la define, su respuesta es honestidad, lealtad, valentía y resiliencia. 

“Soy de La Habana, mi ciudad, la que llevo conmigo a todas partes, como a mi Cuba. En mis cumpleaños y los domingos, cuando no estoy en mi isla, escucho desde el himno nacional, la Guantanamera, Compay Segundo, Pablo Milanés, Mi Isla Bella de Orishas y todo lo que me transporte hasta allá. 

Nos cuenta que la memoria sensorial y los recuerdos de la infancia pueden ser la inspiración para explorar nuevos caminos, aventurarse en lo desconocido o lo que se quiere conocer más aún. “Esa es mi percepción y mi experiencia”.

De 1998 hasta el 2004 tuvo la dicha de vivir en la ciudad de Toronto, Canadá,  “¡y qué gran país!”, donde el olor de los habanos fumados en reuniones y celebraciones la transportaba a su infancia. Asimismo, el recuerdo de su papá fumando tabaco estuvo en su mente hasta que algunos años más tarde de regreso en Cuba comenzó a frecuentar algunos círculos profesionales de sommelieres y habanosommelieres. 

“Sentí que estaba en el lugar correcto, que aquello tenía que ver conmigo pero no desde la perspectiva profesional sino desde la curiosidad de saber más: por qué olía o sabía así, por lo que comencé a buscar las vías para aprender de manera formal y mi primer curso fue el diplomado organizado por el Museo del Tabaco bajo la acertada tutela y guía de la profesora Zoé Nocedo. 

“Recuerdo con mucho cariño al profesor Juan José Vega, un alma encantada como lo bautizara Fernando Fernández, y con mucho agradecimiento al doctor Luis Sorinas, mi tutor para la tesina de graduación (cuando lo escuche dar una conferencia sobre taninos y después leer sus artículos, inclusive alguno inédito, realmente entendí la maravilla contenida en el humo del tabaco negro cubano)”.

Danays tomó, además, el curso de sommelier y después el de Habanosommelier con el profesor Fernando Fernández, catauro (canasta) de conocimiento no solo de habanos, vinos y destilados sino también de la vida, “para él todo mi respeto y cariño”. 

Así fue como, sin proponérselo, se fue adentrando profesionalmente en el mundo del habano primero, y del tabaco en general después. Además, ha impartido clases y colaborado como escritora con revistas y diseñado experiencias sensoriales.

– Creadora de experiencias, travesía por el buen gusto y la educación, Duquesa de Sperlinga con título de nobleza y una gran complicidad con tu esposo Dorin en este mundo del tabaco… ¿cómo sucede esto?

El tabaco hizo que el camino de Dorin y el mío se unieran. Cuando nos conocimos ya Dorin estaba en la República Dominicana y había creado su marca Sperlinga, yo uní mi entusiasmo y pasión por el tabaco a su sueño y después de dos años de trabajo lanzamos la primera línea oficial, la edición limitada The Volcanoes Line 2021, producida en La Aurora con ligadas del querido maestro Manuel Ynoa. Y una segunda línea concebida como permanente y siempre en progreso, The Life Journey Line 2021

Lee el artículo completo:

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí