Romeo y Julieta Línea de Oro Hidalgos

GUT FEELING

Gastón Banegas

Extenuadas están mis fuerzas. Entre la muerte y el amor, disputado vaga mi ser; pero la muerte es más fuerte. -¡Y tengo que dejarte, Julieta! -¡Oh cruel, cruel destino!”

Romeo y Julieta, William Shakespeare

Qué bueno es tener memoria. Ustedes sabrán que esto es así. Y tal vez lean mis líneas y dirán “chocolate por la noticia” o “manzana” como dicen los jóvenes por acá en mi ciudad. Mi memoria es bastante mala, o como diría alguien que no voy a delatar, está saturada de datos y sucesos que no sirven para nada. La quiero mucho, obviamente a mi manera, y ojalá que hoy pueda demostrar que no es tan así esta máxima que pregona sobre mi capacidad para recordar. Justamente en estos días me vendrá bastante bien ejercitar la mente, ya que por un tema de tratamientos médicos, una maldita muela, la número 47 me dijeron, no he podido beber o fumar nada. Preso de mis antibióticos, me siento enjaulado cual orangután de zoológico inescrupuloso. Es así, cada ocho horas renuevo la cuenta regresiva y la espera se hace larga y es justamente ahí cuando mis recuerdos surgen y no crean que estoy trastornado, bueno tal vez un poco sí, pero recuerdo algunas cosas bastante bien. El secreto es poder organizar las sensaciones, emociones y ahí está: aparece un recuerdo vivido.

Como es el caso de este artículo que atrevidamente pretende desarrollar un poco el tema de fumar un “Hidalgos” de Romeo y Julieta. Voy a obviar algunos detalles así puedo concentrarme en la experiencia per se. Digamos que el entorno fue el correcto, suelo frecuentar el lounge de mi amigo Gabriel Estrada y ese día que les cuento, había novedades.

Antes que nada charlemos un poco acerca de este gran habano. Romeo y Julieta es una de las grandes marcas de Habanos y por cierto de las más antiguas. Surgida allá por finales del siglo XIX, más precisamente en el año 1875. Conforma el portafolio de las marcas globales de la corporación de Habanos SA. Esto quiere decir que se comercializa en todos los mercados donde se venden de manera oficial. Y créanme, son muchos.

Pero más allá de esta cuestión, lo que la hace bien conocida a la marca, tal vez ícono mundial de Habanos, es la vitola (178mm cepo 47) confeccionada en honor a Winston Churchill, profeso enamorado de la marca y de los habanos cubanos en general desde que era periodista y visitó la isla de Cuba allá en las postrimerías del siglo XIX. Reconocida es esta marca mundialmente por ser dueña de un notable sabor y de equilibrada intensidad, se ubica dentro de lo que en Cuba le denominan el territorio de sabor medio.

En el 2020, en conmemoración de los 145 años de la marca, es lanzada la Línea de Oro, aunque llegó mucho más tarde al mercado debido a lo que todos sabemos respecto de la pandemia de la Covid-19. La nueva línea se presentó en tres tamaños: Dianas (longitud 145mm x cepo 52), Nobles (longitud 135mm y cepo 56) y por último el que me ocupa el ejercicio de recordación: Hidalgos (125mm x cepo 57). Las tres vitolas introducen una nueva ligada que las posicionan un poco más intensas comparadas versus las demás vitolas de la línea clásica de la marca. Estos nuevos habanos se “paran” un poco más arriba en intensidad y los ubican dentro del territorio de sabor medio a fuerte, según les gusta decir a los cubanos.

Acá tengo que hacer un alto, nobleza obliga, emito una confesión: cuando conocí la noticia del lanzamiento de esta línea, siendo un gran admirador de la marca, ya haré alguna reseña de algún Wide Churchill, uno de mis habanos preferidos, mi amigo Gabriel Estrada trajo del Festival del Habano un par de habanos Línea de Oro, obsequio del lanzamiento. Obviamente me interioricé de toda la información que podía “exprimir” de parte del Hombre Habano y tristemente me anoticié que el último que tenía, creo que un Dianas, ¡se lo había regalado a mi gran amigo Luciano Quadrini! Y casi como la historia entre los Capuletos y los Montesco, Lucho Quadrini y quien les escribe hemos tenido que batir nuestras diferencias en duelo. Como resultado, hubo que esperar un par de años hasta que me hice de una caja de Hidalgos.

Lee el artículo completo:

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí