Premium Cigars: ¡Ganamos una!

Roble y Tabaco

Diego Urdaneta

Cualquiera que siga con algo de detenimiento las reglamentaciones, vicisitudes y actuaciones de los entes legales que rigen y regulan la industria del tabaco y los Premium Cigars sabe que es una montaña rusa de desalientos y ataques constantes. Un interminable ir y venir de demandas, contrademandas, excepciones y amparos constantes entre las fábricas de tabaco, las marcas, distintas organizaciones en pro del tabaco y la famosa FDA, la Administración de Comidas y Drogas, por sus iniciales en inglés (Food and Drug Administration). 

Muchos podrían pensar a lo local y decir que no viven en Estados Unidos y que por ello no deberían afectarnos las decisiones que tomen, y en cierto modo tendrían razón. Pero el hecho es que Estados Unidos es el mayor mercado de las tabacaleras que no son cubanas y su consumo se aproxima a 21.44 mil millones de dólares anuales, de los cuales EU tiene aproximadamente 60 por ciento. 

Es tanta la relevancia de Estados Unidos en el panorama mundial de tabacos que casi todas las fábricas de Latinoamérica exportan directamente a ese país y desde ahí realizan toda la logística y movimientos hacia otros países. Incluso en República Dominicana, por poner un ejemplo, la gran mayoría de grandes marcas como La Flor Dominicana, Arturo Fuente o Davidoff, producen en la isla, exportan a EU y de ahí compran y reimportan a Dominicana para consumo interno. 

Así que no importa qué tan relevante sea el resto del mundo, las fábricas centroamericanas y del Caribe hacen sus productos para Estados Unidos, en donde existen más de cuatro mil 500 cigar lounges y las ventas aumentan siete por ciento anualmente, incluso con Covid, con distanciamiento y con restricciones. 

Hablando de restricciones, una de las mayores quejas de fabricantes y marcas siempre ha sido que el mundo del cigarrillo es puesto en el mismo saco que el del tabaco, o de los puros, o lo que es conocido en el mercado americano como Premium Cigars. Es decir, un producto muy específico que cuenta con las siguientes características:

  • Es envuelto en hoja de tabaco (capa)
  • Contiene un capote 100 por ciento tabaco
  • Contiene al menos 50 por ciento de su tripa de tabaco de tripa larga
  • Es hecho a mano, o torcido a mano, o que no se han utilizado máquinas para enrollarlo, más allá de herramientas básicas como una tijera o una chaveta
  • No tiene filtro, una punta que no sea de tabaco o boquilla
  • No tiene sabores diferentes al tabaco
  • Contiene solo tabaco, agua y goma vegetal, sin ingredientes o aditivos adicionales
  • Pesa más de seis libras (2.72 kilos) por cada mil unidades

Premium Cigars es como la FDA los define y es como lo definiremos de ahora en adelante en este artículo, a fin de diferenciarlo de todos los otros tipos de tabaco que no son de los que estamos hablando. 

PERO ¿QUÉ GANAMOS?

El hecho es que históricamente han existido una serie de litigios y regulaciones que afectan a toda la industria del tabaco, el vaping e incluso otras variaciones del cigarrillo que la industria ha creado. Estos han sido hechos por entes gubernamentales americanos en un esfuerzo de 1) proteger a los consumidores, especialmente niños, de los peligros del tabaco, y 2) regular e imponer más impuestos sobre los fabricantes. 

Lee el artículo completo:

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí