Irish Single Malt, World Whisky Day

DE ESPÍRITUS Y HUMOS

Manolo Santiago/Amante del Humo y el Espíritu

No importa de dónde sea, qué tipo sea, el añejamiento, la materia prima, en cocktail, en las rocas, con agua, con rocas enfriadoras, neat; que en copa Glencairn, en riedel, nada de esto tiene importancia, lo importante es ese líquido cobrizo que a muchos de nosotros nos apasiona. El tercer sábado de mayo de cada año se festeja El día mundial del Whisky, donde alrededor de esta gran fecha, celebramos con un dram de este increíble espirituoso. Ya sea de whisky, whiskey, bourbon, o la variedad de tu preferencia. Lo importante es tomarlo y disfrutarlo con responsabilidad.

Deseo aclarar estimado lector que no solo necesitamos de esta fecha para festejar o para degustar un gran whisky. Por ello, en torno de esta gran festividad llevaremos a cabo un gran brindis al puro estilo irlandés y cuando hablo de Irlanda, tengo que hablar del producto elaborado en la primera destilería de whiskey del mundo.

Todo aparentemente inició por los años 1608 cuando el rey James I de Inglaterra le otorga a Sir Tomas Phillips, quien en ese entonces era el lugarteniente en Irlanda. La primera licencia para elaborar whiskey. Aunque ya lo hacían desde antes, pero nunca está de más tener los debidos permisos (guiño-guiño). Para 1784 se registra la destilería con el nombre The Old Bushmills, que con el paso de los años logró sobrevivir a impuestos a la materia prima, ya que, cuando otros productores decidieron cambiar de esquema, Bushmills se mantuvo. Después de un incendio desastroso Bushmills sobrevivió, hasta prohibiciones, guerras y más.

Tras 414 años, definitivamente la destilería Bushmills algo debe estar haciendo bien. Y de eso hablaremos más adelante.

En el ámbito de esta festividad, el World Whisky Day, disfrutamos con Bushmills una increíble experiencia de la mano de Carlos Espinoza (Bushmills Brand Ambassador México) en la cual recorrimos un estupendo camino lleno de agua de vida, comida y amigos.

Lo que se degusto:

BUSHMILLS – BLACK BUSH

Whiskey blend irlandés, elaborado de 80 por ciento cebada y 20 por ciento maíz. Destilado las tres veces características de este tipo de whiskey, usando para madurar barricas exjerez y exbourbon.

A la vista: Color ámbar cobrizo intenso.

Nariz: Cítricos sutiles, seguido de pasas, nueces y final profundo a toffee.

Boca: Especias dulces como vainilla y canela, toffee, té, compota de ciruela, cáscara de naranja.

Maridaje: Ensalada César sobre tostada de pan y costra de parmesano.

Mi recomendación de puro: Plasencia Alma Fuego, El Artista Buffalo Ten Natural Toro, JC Newman Brick House Connecticut, Rocky Patel The Edge Lite Toro, Davidoff Yamasá, Avo Classic.

BUSHMILLS – 10 SINGLE MALT

Whiskey de malta añejado en barricas ex bourbon (80%) y jerez (20%), que toma muy bien las notas de cada tipo de barrica, meramente interesante y cálido, perfecto para cualquier momento. Es decir, bien lo puedes servir sin tanta preocupación en las rocas y no te va a decepcionar, puedes servirlo en una copa Glencairn y le irá estupendo. La robustez y dulzor de la barrica de bourbon está presente y la fineza de la barrica de jerez.

A la vista: Color ambarino claro y brillante.

Nariz: Te lleva inmediatamente a lo tropical, frutas precisamente, plátano maduro, vainilla, maple y roble.

Boca: Te lleva a compotas, durazno fresco, floral, vainilla, piel de cítricos.

Maridaje: Tiradito de hamachi con pepino y sesamo negro.

Mi recomendación de puro: Cuchillo Parado de Casa 1910, Davidoff Escurio Petit Robusto, La Aurora 1903, Casa Turrent Serie 1901 Robusto, Rancho Luna de Julio R. Eiroa y Leaf Maduro de Óscar Valladares.

BUSHMILLS – 12 SINGLE MALT

Se avecina un nuevo single malt en América, este fantástico 12 años que sin duda dará de qué hablar, elaborado de 100 por ciento cebada malteada, este irlandés combina 11 años mínimo en barricas de sherry y exbourbon, para después mezclar y finalizar en barricas de exmarsala. ¡Complejidad a la vista señores!

A la vista: Luces ámbar y sombras cobrizas intensas.

Nariz: Robusto y franco. Notas a especias, manzanas y fruta deshidratada.

Boca: De entrada sutil, cremosa y elegante pero presente. Destaca el azúcar caramelizada, las especias, dulce de manzana, vainilla y las frutas deshidratadas, sobre todo el durazno.

Mi recomendación de puro: Quesada Selección España Corona, La Palina Classic Robusto, Griffin’s Robusto Nicaragua, Aging Room Quattro Torpedo, Gurkha Reserve 18 y Montecristo Edmundo.

BUSHMILLS – 16 SINGLE MALT

De etiqueta color bordeaux, botella cuadrada espectacular, que por cierto que es su nueva presentación y déjame decirte que está imponente. Perfecta para cualquier barra de casa o cualquier cigar room hogareño. Este 16 años de Bushmills es un single malt que reposara en barricas de oloroso y exbourbon por ese tiempo delimitado, para hacer la mezcla de caldos y colocarlos por un mínimo de 9 meses en barricas de oporto, sin duda, algo notable este whiskey, tremendo y complejo, deje le platico lo que descubrí en el…

A la vista: Color rubí acaramelado.

Nariz: Tremendas notas propuestas por el oporto, compota y afrutado. Importante presencia de vainilla y especias.

Boca: Destaca la dulzura y su untuosidad. Se encuentra presente la cereza, pero no se confunda, será algo que recuerda a las cerezas negras en almíbar; encontrarás en su final una sensación acaramelada y ligeros recuerdos de la madera húmeda.

Maridaje: Nada menos que un ménage á trois de comida, sobre una tabla carne en punto, sobre una pequeña cazuela macarrones con queso y aceite de trufa y para cerrar este trío increíble una especie de creme brulee pero elaborado con maíz blanco y una interesante caramelización con azúcar y especias sobre de este interesante elemento.

Mi recomendación de puro: Partagás lusitanias ¡sin duda! Arturo Fuente Opus X The Lost City, Padrón 1964 Anniversary torpedo, Oliva Serie V Melanio Figurado y Undercrown 10.

BUSHMILLS – 21 SINGLE MALT

Por último llegó este elegante 21 años, vestido con una etiqueta gris, sobrio pero distinguido. Este distinguido caballero es un single malt, que como sus otros hermanos, experimenta una triple destilación en alambiques de cobre, para que después su aguardiente viva un reposo de mínimo 19 años en barricas exbourbon y jerez, para después mezclarse durante dos años en una barrica de Madeira. Ya imaginará a dónde va esto. Solo le diré, a este señor hay que tomarlo en serio.

A la vista: Color caramelo.

Nariz: Complejo definitivamente, hay que darse un tiempo para entender qué sucede en la copa, pues recibirás una golpiza de aromas interesantísimos, como las manzanas, el caramelo, algunas frutas tropicales, toffee por supuesto, vainilla y cierta nota cítrica de manera muy delicada al final.

Boca: Entrada dulce, recuerdo de compota de frutos rojos, maderas, caramelos, nueces, vainilla, especias, granos y un prolongado etcétera…

Maridaje: Un cheesecake de guayaba y nueces, increíble.

Mi recomendación de puro: Davidoff Chefs Edition 2021, Davidoff Royal Release Salomones, Arturo Fuente Opus 20th Anniversary, Trinidad Topes, Hoyo de Monterrey Le Hoyo de San Juan, Cuaba Exclusivos y Drew Estate Year of the Rat.

Sin duda una experiencia exorbitante de la compañía de amantes y aficionados como su servidor de uno de los espirituoso más perfectos de la historia humana, el whiskey y ya sea como se refiera a este destilado, el cómo lo sirva, lo beba o la hora. Es tiempo de servir un buen dram de esta agua de vida y gritar ¡Sláinte!*.

Gracias a Bushmills México, Restaurante Sandoi y a mi buen amigo Carlos Espinoza, Brand Ambassador de Bushmills México (@bushmills.bamx).

Pruébelo y me dice qué opina.

*Palabra gaélica que significa “salud” y es usada en los vítores para significar “buena salud” o “para su salud”. Se asocia esta palabra específicamente con Irlanda y su cultura.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí