Tabacalera Falto. El Surco “Cosecheros”

0
117

Nelson Rivera Oquendo

Cuando hablamos de pasión y amor por el mundo del tabaco no podemos pasar desapercibida a la Tabacalera Falto, establecida en Mayagüez, Puerto Rico, que desde hace 27 años fomenta la cultura del tabaco en la isla, rompiendo fronteras y expandiéndose por los Estados Unidos. Cuando el maestro de la mezcla, Luis Falto, dio sus primeros pasos en la industria, decidió hacer sus cigarros en el formato de una mezcla por vitola; pensaron que estaba loco, aun así se reafirmaba en que esa era la vitola que le favorecía a la mezcla. 

Hoy día muchas compañías lo están haciendo y es que ese secreto solo lo conocen los maestros de la mezcla. Todos los años Luis Falto realiza su aniversario, pero como todos sabemos debido a la pandemia muchas actividades quedaron canceladas, entre ellas su 25 aniversario. En muchas ocasiones durante su trayectoria Luis logró sacar una mezcla nueva cada año y pese a la situación mundial no se detuvo, continuó trabajando. 

Su esfuerzo dio fruto a dos mezclas distintas, dos lanceros, uno lo llamo “La Pureza”, reconocido con una puntación de 90, y El Surco “Cosecheros”.  Todas las mezclas de Luis guardan una historia o un significado en su nombre, en este caso El Surco “Cosecheros” rinde honor a todos los que día a día trabajan la tierra, haciendo surcos para sembrar la sagrada semilla que se convertirá en la planta que nos dará las hojas para manufacturar nuestro cigarro. 

Al inicio fue lanzado solo para el mercado de Puerto Rico en un formato sin banda y en mazos. Su acogida fue tan grande que Luis decidió sacarlo al mercado internacional en el PCA 2021, modificando la banda ya existente y dándole una caja. El Surco “Cosecheros” (6 7/8 x 40) está compuesto por una capa Habana Vuelta Arriba (HVA) Ecuador, un capote Criollo 98 dominicano y Piloto Cubano combinado con Corojo de tripa. 

El Surco nos brinda una sutileza apta para un fumador experimentado como para el novato. Su cuerpo balanceado, su capa sedosa y su construcción rinden tributo a la elegancia que caracteriza a un lancero.  

Esta vitola nos ofrece notas dulces que resaltan la melaza oscura acompañada de especias como canela y nuez moscada, así como un toque de vainilla. Una fortaleza de cuerpo medio con notas a chocolate oscuro y café hacen que sea un cigarro para disfrutar luego de una buena cena. Entre el ron añejo, el café y El Surco existe una gran armonía, te invito a intentarlo.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí