Tabaco, la Mujer y el Habano

0
232

Estimado lector, la finalidad del presente escrito es que usted goce de la actividad y la participación de la mujer en el habano, ya que de esos 200 pares de manos en las que el tabaco cubano pasa para poder estar elaborado, créame cuando le digo que alrededor de 80 por ciento son de mujeres y a continuación hacemos el recuento. Lo haremos conforme se categorizan los procesos de elaboración del Habano en Cuba:

Dentro del proceso agrícola

Desde el inicio de la producción del habano de manera industrial, en Cuba precisamente fue donde se conoció por primera vez el arte de fumar y es también donde la naturaleza ha logrado la combinación perfecta y única de suelo y clima, que sumando diversos factores como la selección de la diversas variedades del tabaco negro cubano, las habilidades y el amor que los trabajadores de la actividad tabacalera sienten hacia la labor que realizan, sobre todo las mujeres que llevan a cabo estas actividades como la siembra en los semilleros, la postura y la revisión de las plantas durante todo su desarrollo, hasta su cosecha y curado, es increíble. La cantidad de mujeres que participan en la actividad oscilan entre 50 y 60 por ciento, laborando en estos procesos desde antes de 1920.

 

Proceso preindustria

En este proceso se lleva a cabo una serie de procesos dirigidos al beneficio de la producción de la cosecha o campaña, con el único objetivo de satisfacer la solicitud de materias primas de la industria del habano, llevando a cabo las fermentaciones, selecciones, planchado, despalillo y empacado de los tabacos provenientes de las vegas de primera. Siendo entre estos procesos uno en especial que elabora casi al 90 por ciento mujeres, la selección del tabaco, que descarta tabacos de baja calidad, muy rotos, se clasifica por colores, tamaños y grosor, es una de las más meticulosas actividades en torno del universo del tabaco en el mundo.

 

Proceso de industria

La industria enmarca la producción de tabaco torcido a mano, combinando la excelencia de las mejores hojas obtenidas en los procesos anteriores, en donde se procede a añejar el tabaco, separar, generar la selección para la ligada (35 por ciento mujeres), la galera en donde los torcedores hacen su tarea siendo hoy día cerca de 60 por ciento mujeres que llevan a cabo esta actividad, que anteriormente era reservada para los hombres y las mujeres solamente se dedicaban al despalillo. También debemos recordar el tema de los lectores de las fábricas que inició por 1866, sin embargo no fue sino hasta 1960, a partir del triunfo de la Revolución, que las mujeres pudieron ser parte de este aspecto de las fábricas.

Seguido por los puntos de inspección, que de igual manera lo llevan a cabo en su mayoría mujeres, así como el anillado, la selección del color también llevado a cabo en su mayoría por mujeres, esto debido a su gran habilidad de identificar una amplia gama de colores y la habilitación de los cajones de los habanos.

Algunas de las mujeres que tenemos que hacer especial mención de la actualidad del tabaco son:

Ana Isel Mederos Cano, quien ha sido torcedora desde hace 23 años en la industria del tabaco. Hoy en día siete años como Directora de Calidad en la Fábrica El Laguito.

Zoé Nocedo Primo, quien ha obtenido el mayor galardón en torno del habano: el Premio Habanos en 2019 por Comunicación, exdirectora del Museo del Tabaco, actual presidenta del Proyecto Internacional Amigas del Habano con más de 120 mujeres de origen cubano y más de 30 en el exterior.

Celia Esther de los Desamparos Sánchez Manduley, La Capitana del Pueblo, mujer revolucionaria que deja atrás su leyenda y sus obras como el ascenso del Martí del Pico Turquino, la proyección del Parque Lenin, el Palacio de Convenciones de la Habana que muchos asistentes al Festival del Habano plenamente conocen, la Catedral del Helado. Proyectó ciudades, edificios y cuidó la historia como pocos y de ella obtuvo su nombre la mítica marca Cohiba.

Y por supuesto a todas aquellas grandes mujeres en la industria del tabaco cubano que día a día con su pasión y entrega hacen posible que miles de mujeres y hombres en todo el mundo podamos disfrutar el producto de su gran labor, nada más y nada menos que del habano. Porque sin ustedes, sin su lucha, sin su determinación y talento, definitivamente no existiría mucha alegría en el mundo y seguramente no habría habanos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí