Emborrachar al diablo…

De espíritus y humos

Manolo Santiago

Corría el año 1925 cuando un perfumista y técnico en destilación cubano, Ramón Badía, recibe a Joaquín Vieira, actual director de Rentas, quien lo contrató para formular el Ron de Caldas, ya que el Gobierno del Estado era el que llevaba a cabo la producción de aguardientes y destilados para generar ingresos para sus gastos corrientes. Curiosamente el contrato se hizo por seis mil pesos que hoy son cerca de dos dólares americanos y el pago por incumplimiento del contrato de parte del experto era por dos mil pesos, una cantidad bastante fuerte para esas épocas.

Durante la travesía de investigación de Ramón Badía se dice que dio tumbos, dado que definitivamente no era lo mismo añejar los caldos a nivel del mar que a más de dos mil 200 metros sobre el nivel del mar. Se dice (y esta leyenda me encanta) que en la desesperación Ramón Badía se sentó a beber una botella de “roncito” (aguardiente de baja calidad) en un bar de la zona y estuvo hablando con el mismo diablo, quien le propuso hacer un intercambio: la receta del mejor ron por el alma de Ramón.

En su desesperación, el experto sucumbió y aceptó la propuesta, poniendo una sola condición, que durante la eternidad en el infierno estaría acompañado de hermosas mujeres. Quedaron en verse cierto día, el maligno le propuso que llegaría a las 12 de la noche por lo prometido, sin embargo Ramón le propone verse a las 21:00, unas horas más temprano, para celebrar el descubrimiento. Llegado el día y la hora, el demonio se presenta, Ramón, en 33 botellas diferentes, había servido caldos distintos, por lo que le pidió ayuda para encontrar el mejor ron entre esos 33. Durante la cata, el diablo sucumbió al alcohol y se quedó dormido. Se dice por ahí que Ramón pudo huir de su fatal destino. No sabemos si esto es cierto, pero el resultado fue bueno, sin duda.

Hoy, más de 95 años después, la destilería del Ron Viejo de Caldas ha evolucionado en una industria bellísima, envuelta entre grandes bosques y montañas, con una producción enorme de aguardientes, licores, ginebras y claro, ron. Con un sentido de cuidado al ambiente, logran tener grandes producciones, pero con una mínima afectación al ecosistema, inclusive, la propia destilería se encuentra dentro de un área protegida. 

Pero además de su imponente paisaje, ¿qué hace a Ron Viejo de Caldas ser especial? Empezaré comentando que todas y cada una de las personas que me tocó conocer en la destilería son grandes personas, tan amables, tan felices en su trabajo y por supuesto apasionadas por sus productos, además de hacer con orgullo un producto nacional de gran calidad. Entre actos fui guiado por el Embajador de la Destilería, el señor Héctor Bernal, quien amablemente nos ha llevado por los alrededores de la destilería a conocer uno de los pasos de agua que tienen nacimiento a los alrededores de la destilería, agua muy especial por cierto. Nos guió entre las barricas, dándonos a degustar diferentes rones de Viejo de Caldas, proponiendo probar a temperatura ambiente el ron y después pasarlo a frío con nitrógeno lo que lo vuelve una experiencia muy grata.

Sumando a los aspectos que hacen muy especial a este Ron, es lo descubierto por Ramón Badía, el agua tan especial que nace a los alrededores del volcán Nevado del Ruiz, los más de dos mil 200 metros sobre el nivel del mar, el uso como materia prima de la melaza virgen de caña y algo que fue una muy grata sorpresa, el uso del roble blanco colombiano para el añejamiento de las tafias, “caldos”, para convertirlo en rones, claro, estas barricas sin un uso previo en alguna otra industria. 

En esta ocasión hablaremos del Ron Viejo de Caldas 15 años “Gran Reserva Especial”, que curiosamente y por regulación colombiana, se produce con solamente 35% volumen alcohólico, aunque si tiene la oportunidad de comprarlo en otro país, tal vez lo encuentre en 40%, dependiendo la nación. Pero no pierdas el interés, que lo que se descubre es interesante. 

Este ron es el resultado de una mezcla de caldos de entre ocho hasta los 17 años, siendo que en el nombre aparece la leyenda de “15 años”, sin embargo esto no está mal propiamente, ya que la declaración legal en Colombia no dispone que tenga que decir el año de la gota más joven. Reitero, no se desanime con este espirituoso.

CARÁCTER

Entrada suave, aterciopelada y fresca.

COLOR

Ámbar intenso medio, sombras caoba y luces doradas.

NARIZ

Los aspectos de aroma son ligeros, recordemos su grado de alcohol, por lo que es de esperarse, sin embargo, a pesar de ser sutiles, son delicados y bellos. Presenta un aroma a maderas viejas, húmedas, saltando el caramelo el tabaco y el cuero de fondo, lo que nos habla un poco del tratamiento de la barrica y su añejamiento. 

PALADAR

Cálido a pesar de su baja graduación que bueno, recordemos que en Cuba suelen ser de 38%, aquí no hay tanta diferencia con 3% pero se nota en la amplitud de la experiencia en el paladar. Encontrarás una sensación cremosa, de sabor dulce con notas interesantes a vainilla, frutos secos, fruta deshidratada y un final ligeramente tostado.

FINAL

Existe casi al final de la degustación algo de presencia de almendras, ligeros amargos y final acaramelado. Reitero, no es una experiencia larga, lo catalogamos como un cuerpo medio, pero no pasa por desapercibido definitivamente.

MOOD

Este Ron es algo para viajar, tener en una terraza y algo de música resonando en el ambiente. No dudes en acompañar con granos de café, frutos secos o incluso un espresso al lado no estaría nada descabellado. 

PAIRING

Sin duda acompañaría este delicioso elixir con tabacos de perfil dulce, algunos que se vienen a la mente: proveniente de México, Turrent 1880 Claro y Cuchillo Parado de Casa 1910; de Cuba Hoyo de Monterrey Epicure No. 2, H. Upmann Magnum 46; en cuanto a blends y resto del mundo Rocky Patel Vintage 1999, Zino Nicaragua, Crowned Head Mil Dïas, Avo Fogata, La Palina Classic, Davidoff Grand Cru no. 3, Arturo Fuente No. 55, Perdomo Reserva 10th Anniversary Maduro, Drew State Undercrown 10, La Flor Dominicana L-500 Cabinet, Joya de Nicaragua Cuatro cinco reserva especial, My Father el centurion, CAO Session Garage, Mombacho Casa Favilli, El Artista Exactus Maduro o bien de Dunbarton Tobacco & Trust. Estas serían algunas recomendaciones para Usted, con este gran ron colombiano.

Pruébelo y me dice qué opina.

 

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí