Humos de una tarde soleada

Pipe Review

Christopher Sáez

Buenos humos estimados lectores, comenzamos un nuevo año, 2022. Cómo pasa el tiempo, ya son casi dos décadas disfrutando el mundo del tabaco y de manera especial, entregar mis impresiones de las distintas mezclas que llegan a mis manos, me ha traído sin duda muchas satisfacciones personales y me ha permitido conocer grandes amigos de toda Latinoamérica. 

Hoy, mientras escribo estas notas, experimento uno de los veranos más calurosos que llevo viviendo en Viña del Mar, así que, primero les presentaré mi maridaje para esta review: una cerveza amber ale Elquimista, con abundante espuma y una dosis de gasificación perfecta. Fue un presente de mi sensei Fernando Soto, después de colaborar en las clases de karate en el dojo que entreno ya partiendo el séptimo año. La cerveza evidencia sus tonos cobrizos brillantes, con aroma herbáceo muy marcado y entrecruzado con frutos rojos de fondo, la cual acompañará una mezcla inglesa levemente aromatizada, Distinguished Gentleman de E. Hoffman Company, para la cual me acompaña mi pipa zulu. Esta pipa la escogí porque la experiencia anterior me mostró que el tabaco tiende a subir rápidamente la temperatura.

Si bien la mezcla escogida no es una mezcla inglesa en todo su rigor, su base es el Latakia y el Virginia, se ha complementado con Burley y Black Cavendish. Visualmente la mezcla domina claramente las hebras negras sobre un telón de hebras marrón claro con algunas levemente oscuras. El aroma en frío es ligeramente dulce, amaderado y un fondo terroso, a veces licoroso sin ser embriagador. La humedad del tabaco ha disminuido significativamente en comparación a cuando lo adquirí, sin embargo, al batir la lata se superponen algunas hebras más húmedas que estaban en el fondo. Esta última acción hace que las notas ahumadas broten con una mayor persistencia. En tacto no quedan residuos polvorientos como otras mezclas inglesas.

Antes de partir la fumada comenzaremos con un buen sorbo de nuestra cerveza para limpiar el paladar… mentira, fue una excusa para capear en algo el calor de esta tarde. El encendido es muy fácil e inmediatamente impacta la abundancia del humo y esas esencias licorosas detectas en frío se hacen presentes casi al instante, que tienden a morder levemente la lengua. Tras un poco de calma de la brasa inicial el aroma muta a algo dulce muy difícil de identificar, pero me aventuro entre pasas, ciruelas e incluso un poco de dátiles. El Black Cavendish presente en la mezcla en el primer tercio tiende a encenderse casi al minuto, aportando un poco de terciopelo bajando la dureza del licor a una crema suave. El Virginia no se muestra y no aporta notas claras, se tienden a esconder bajo las faldas de los actores principales el ahumado y la cremosidad. 

A medida que avanzan las llamas y van consumiendo el tabaco, baja significativamente la fuerza de la mordida, mostrando también una disminución de la intensidad del humo y el sabor tiende aplanarse a algo más ahumado, sin ser molesto, pero tiende a calentar excesivamente la cazoleta de la pipa, incluso bajando el ritmo de la fumada; he tratado de buscar una explicación, pero probablemente algo influye la esencia aromatizante en la mezcla. Tras una pausa de unos minutos volvió a la batalla el Burley entregando su nota terrosa casi de cacao puro amargando un poco pero es fácilmente controlable con la cerveza que tiende a jugar un papel de equilibrio.

El último tercio se retira con un poco de silencio sin dar sobresaltos y oculta una leve caramelización de los azúcares quizás del Virginia, el cual sólo fue un mero actor en el fondo del teatro haciendo señas que nadie vio. 

En resumen, estimado lector, el tabaco muestra un cuerpo leve a ratos plano sin que sea una mezcla sobresaliente ya que combustiona muy fuertemente y alcanza su mayor expresión al término del primer tercio. Las notas ahumadas que se espera en tabaco con Latakia son casi presentes al inicio y no logran ser el actor principal, se cubren entre el calor y el aroma licoroso pero pueden ayudar a cambiar un poco el switch de la mezcla típica inglesa gruesa con cuerpo y sin duda el paso del tiempo nos da la oportunidad de que la humedad baje y acentúe un poco más la cremosidad entregada por el Black Cavendish, eso sí, como recomendación personal fúmalo muy lento porque calienta mucho. 

Buenos humos y nos vemos el próximo número. 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí