Remembranza Cigar

Desde República Dominicana para el mundo

Krishna Enmanuel Rodríguez Pineda

Ubicada en Villa González, Municipio de Santiago, Remembranza Cigar es una fábrica tabacalera fundada en 1997 de la mano de Pedro Fermín Diloné, Claudio Mercado y Loy Lang, que tras el fallecimiento de este último socio, en 2002, desafortunadamente sufrió una caída vertiginosa.

Fue tiempo después cuando Pedro Ramón Fermín Diloné, cuarta generación de productores y expertos en el añejamiento de las hojas de tabaco, le expresó a su abuelo, Don Rubén Toribio –hacendado y tabacalero con más de 50 años de experiencia–, el deseo de reabrir la tabacalera y usar los conocimientos de la tierra, de los tabacos y las mezclas para crear su propia marca.

Don Rubén consultó e intercedió ante Claudio Mercado, quien le dio luz verde al proyecto y cedió el nombre de Remembranza Cigar. Así, en 2017 se hizo un relanzamiento de la marca, enarbolando una vez más la calidad de los tabacos finamente añejados y sus sabores, producto de mezclas excelentes y la pureza envidiable de cada puro elaborado.

Pedro Ramón, presidente actual de la empresa, tiene 53 años pero comenzó a conocer este arte a la temprana edad de 16, cuando aprendió a cosechar, trabajar la tierra y cuidar las hojas: principios que heredó de una familia con larga trayectoria en el mundo del tabaco, y enfocó la mayor parte de sus energías en el nuevo emprendimiento.

La empresa acumula más de 35 años de experiencia en el procedimiento de envejecimiento de las hojas para la elaboración de los cigarros Premium producidos en su maravillosa planta.

Este CEO trabaja –codo a codo– con su hijo Pedro Ramón Disla, Pedrito, quinta generación de maestros cosecheros y expertos en añejamiento del tabaco. Además de la tabacalera comandan la Hacienda Don Rubén, ubicada en el paraje de Palmar Abajo, municipio de Villa González, donde se especializan en la cosecha de la variedades Piloto Cubano y Tabaco de Olor Dominicano.

La finca cuenta con cerca de 50 tareas de tierra que albergan más de 4 mil plantas de tabaco. Tras su cosecha y añejamiento, las hojas de alta calidad se comercializan entre distintos productores de cigarros en el Valle del Cibao y en el nivel internacional.

En el Aging Room cuentan con tabacos provenientes de Nicaragua, Ecuador, 20-20 mejorado y Negro San Andrés, de México, destinados exclusivamente a la confección de diferentes ligas en la Tabacalera Remembranza Cigar.

Con una capacidad de producción de 600 cigarros diarios, para un total aproximado de 11 mil mensuales, la fábrica cuenta con un espacio físico de más de 5 mil metros cuadrados, donde cada día pueden trabajar cómodamente unas 70 personas.

Es claro que finalizamos este 2021 tras permanecer mucho tiempo enclaustrados y la enfermedad Covid-19 afectó de manera significativa los procesos industriales que implican actividades colaborativas, por lo que algunos trabajadores debieron quedarse en casa para atenderse o cuidar a sus familiares, así como evitar un posible contagio al socializar grupalmente.

En la actualidad, cumpliendo con los compromisos adquiridos y los protocolos de biosanidad, la fábrica mantiene a 24 empleados: ocho expertos torcedores, cinco despalilladores y tres encargados del área de empaques y selección; el resto desempeña distintas labores dentro de la empresa. Pero cuando se requiere una cantidad importante de cigarros, se suman las personas necesarias, quienes realizan una especie de trabajo itinerante.

Lo importante es que Remembranza Cigar ha podido continuar con sus labores cotidianas, ya que produce las mezclas y los cigarros de cinco marcas nacionales y dos internacionales, de Estados Unidos, hacia donde los exportan para su comercialización en diferentes ciudades de Norteamérica.

Entre los perfiles de productos de la fábrica está el emblemático cigarro doble capa, su puro insignia, con notas de sabores dulces, similares a miel y cacao, y aromas a nueces y clavo de olor. De confección prolija y limpia, sus dos capas finamente trabajadas de Habano 2000 y Connecticut, deleita a cualquier fumador por su fortaleza de médium a full bodied. Es, hasta ahora, el cigarro más demandado.

Le sigue el Toro 52×6, capa Habana 2000, comúnmente llamado El Chocolate, por sus notas marcadas de cacao y chocolate amargo presentes en boca. Con olores especiados que enamoran, y a pesar de su dulzura y cremosidad, es un cigarro de mucha fortaleza.

Completa el palmarés un robusto gordo capa Habana 2000, de consistencia inigualable entre olor y sabor, presentado como un cigarro en vitola presidente –llamado algunas veces doble toro–, imponente, elegante y sabroso. De cremosidad exuberante, de su aroma especiado brotan la canela, los clavos y la miel.

Sin lugar a dudas, la fábrica de puros Remembranza Cigar es una empresa familiar con inmenso potencial, aún por desarrollar. En esta nueva etapa de apertura y expansión, lo más preciado es brindar productos de calidad suprema, para que cada consumidor sienta el compromiso de la marca en cada bocanada.

Remembranza Cigar: Arte y tradición conjugados en cada cigarro.

Sigue a: @remembranza_cigar

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí