Un fumador de puros es un amigo que aún no conoces

0
248

Ahumando Ciudades

Román Espinosa

En esta fumada no estuvo presente mi amigo barbudo, pero me dejo encargado de su amigo Tony Pichs, un cubano simpático que se ofreció a mostrarme el encanto de Miami de la mejor forma posible: con buenos humos…

Iniciamos la travesía temprano en The Cigars Store, donde conocí a Osvany Hernández, un hombre que sabe del buen tabaco, como quedó demostrado al fumar su puro artesanal.

Después del primer tabaco y café me mostraron un puro que me llamó la atención por su bella caja, presentación elegante y un ligero sobresaliente. Era un Berger & Argenti Entubar, que debí comprar y elegí para acompañar este momento de escritura.

Continuamos el recorrido en Cuban Crafters Cigars, un lugar que sorprende por su gran humidor, la afluencia de clientes que van por su puro preferido o simplemente para tener su momento de tranquilidad. No puedo olvidar la barbería en su interior. Aproveché para cambiar mi look.

 Ya renovado, llegó el momento de probar la marca de puros de Tony Pichs, Fuera de Serie Cigars. inicié el descubrimiento de esta marca con un Maduro Nicaragua torcido por Luis Hernández, quien se encarga de mantener la calidad y tradición de la familia.

Lo disfruté en compañía de varios fumadores, quienes se sentaron alrededor y, como es costumbre, iniciamos una larga conversación. Mientras la plática continuaba me avisaron que volveríamos al lugar inicial; una partida de dominó y más amigos esperan por nosotros.

Un gran grupo. Risas y el quinto puro de la jornada iban dando por finalizado el día, que no podía ser mejor, hasta que recibí la noticia de que mi estadía se alargaba. Esto me permitió planificar 24 horas estra para seguir ahumando ciudades.

Iniciamos con entusiasmo la visita a Art District Cigars, un lounge con todo el estilo del barrio Little Havana, atendido por su anfitrión, Bayron, quien además de buen fumador suma su voz en las noches de música en vivo.

Aprovechamos el buen tiempo e instalamos unas sillas en la terraza. Aproveché para encender el cuarto FDS que probé durante el viaje, un Toro de la línea Habano. Al pasar los minutos iba llegando gente que se nos unió para pasar la tarde, todos disfrutando del placer que nos entrega el buen tabaco.

Ya era hora de finalizar. Me esperaba un largo vuelo durante la madrugada. Miami fue otra ciudad que se sumó a la lista de ahumando ciudades: Un tiempo inolvidable, gracias a toda la gente que conocí. Nuevos amigos que con amabilidad me ofrecieron parte de su tiempo para dar un valor agregado al fumar… Amistad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí