No tanto el origen, sino su denominación

ROBLE Y TABACO 

Diego Urdaneta

El término Denominación de Origen es algo relativamente común en el mundo de las bebidas alcohólicas, en donde quizá el vino y los espumantes sean los más destacados. Pero el ron no escapa de ello, aunque en verdad pareciera que son muchos fabricantes en Latinoamérica los que quisieran tenerlo, pero no necesariamente ejercerlo. Claro, eso ya es un matriz de opinión que podremos discutir en otro artículo.

La denominación de origen, al menos para el ron, también responde a una iniciativa de Marca País, que siempre busca generar una identidad, características específicas y protección del aparato productor interno para los destilados que ahí se crean. Uno de los principios de esta denominación es que el producto que se vende debe ser fabricado únicamente a partir de materiales provenientes de ese país, cosa que no puede ser cumplida en muchos casos por países más pequeños o con menores recursos.

En la actualidad, solamente cuatro países tienen una denominación de origen para el ron en el Caribe, con nombres distintos, pero un mismo fin. Estos países son: Cuba, Guatemala, Martinica y Venezuela. Quizá no sean países de inmenso renombre en volúmenes de producción, pero al menos garantizan la pureza y calidad de su producto.

Pero hablemos de ellos.

Cuba

La Denominación de Origen Protegido de Cuba entró en vigor en 2010. Las reglas, aunque claras, tienen sus bemoles interesantes, además del hecho que tanto las empresas cubanas de ron como el organismo que supervisa la Denominación son parte del gobierno cubano. Sin embargo, destaca que el ron debe tener no menos de dos años de añejamiento en barricas de roble blanco americano, pero también tienen su origen en Escocia o Irlanda, dado el embargo americano hacia la isla. En algunos casos utilizan barricas ex-bourbon, pero estas barricas suelen ser compradas de otros países de la región y por lo general ya han contenido ron anteriormente de esos países. Aunque también tienen origen en Escocia o Irlanda. Curiosamente, la regla también establece que, al cabo de dos años de añejamiento, el ron puede ser “acentuado” con un destilado de añejamiento menor y puesto a añejar nuevamente. Adicionalmente se les permite también un tercer “acentuado” para suavizar sabores, con su respectivo añejado adicional. Los rones que tienen esta Denominación son los de exportación: Havana Club, Santiago de Cuba, Cubay, Perla del Norte, Isla del Tesoro y Siglo y ½.

Guatemala

La Denominación de Origen Ron de Guatemala fue establecida en 2010 y establece que el ron deberá ser añejado en barricas de roble blanco americano o europeo, cuyo contenido previo fuese bourbon, cognac, jerez, entre otros. No establece añejamiento mínimo, pero sí establece que solamente podrán ser parte los rones que hayan sido añejados por el sistema de solera y su graduación alcohólica e ubica entre 37.5 y 50 por ciento. También establece que los rones deberán ser destilados a partir de miel de caña, y no menciona melaza. Un punto interesante de esta Denominación es que establece un área bastante limitada para la producción; área que pertenece a una sola finca en donde se producen los dos únicos rones que llevan el sello de la Denominación: Botrán y Zacapa.

Martinica

La Rhum Agricole Apelación de Origen Controlado (o Apellation d’Origine Contrôlée) de Martinica tuvo sus inicios en 1975, pero no fue sino hasta 1996 que entró en vigor. Las reglas son bastante rígidas y limitadas a un área geográfica reducida, aunque esta abarca casi toda la isla de Martinica. El añejamiento permitido depende de la designación del ron. Para rones blancos debe ser añejado durante tres meses, ni más ni menos; para rones cuya nomenclatura los define como añejados en barricas (aunque todos lo son) debe tener no menos de 12 meses ininterrumpidos; y para rones “viejos” debe tener no menos de tres años en barricas. También establece un mínimo contenido de alcohol de 40%. Finalmente, la Apelación establece ciertos parámetros para la extracción del jugo de la caña, dado que el ron de Martinica es hecho únicamente a partir de este líquido y no de melaza ni miel de caña.

Venezuela

La Denominación de Origen Controlado de Venezuela entró en vigor en el año 2003. Las reglas son claras: el ron debe se hecho a partir de melaza de caña, debe tener no menos de dos años de añejamiento, este debe ser añejado en barricas de roble blanco americano (usualmente ex-bourbon) sin reposición de mermas y el destilado debe tener entre 40 y 50 grados de alcohol. También existen unas definiciones de áreas, por lo que no todo el ron que se produce en el territorio venezolano puede llevar la Denominación. También existen diversas “letras pequeñas” en esta denominación (como en todas), las cuales no vamos a detallar. Suficiente saber que los rones venezolanos con denominación de origen son: Diplomático, Santa Teresa, Roble Viejo, Carúpano, Pampero, Cacique, Ocumare, Veroes, El Muco, Cañaveral, Estelar de Luxe, Quimera, Barrica, Calazán y Caballo Viejo. Cabe destacar que la DOC de Venezuela no reconoce el sistema de Solera entre sus estatutos, por los que el ron Santa Teresa 1796, aunque ubicado dentro de los rones con la Denominación no tiene su proceso garantizado por el ente.

También hay otros países con denominaciones de origen, como lo son Guadalupe, una isla de origen francés como Martinica, aunque esta se encuentra bajo el auspicio de la denominación desde Francia como un territorio de ultramar. España tiene tres regiones con denominación (Málaga, Granada y Canarias), aunque la canaria solamente produce Ronmiel, un destilado propio producto de la combinación de ron y miel, con entre 20 y 30 grados alcohólicos; y Portugal una sola en Madeira. Adicionalmente, Brasil tiene denominación de origen para la Cachaça, y México para la Charanda, ambos destilados de caña de azúcar. Sin embargo, si vamos a hablar de rones del Caribe, Canarias y Madeira se excluyen por territorialidad, mientras que la parte de México donde se produce la Charanda es hacia la región andina y Brasil es más oceánica que caribeña.

No obstante, existen otros países que aún están en proyecto de crear su denominación de origen, como es el caso más específico de Nicaragua y República Dominicana. Sin duda el mundo del ron, a sus más de 250 años, sigue dando sorpresas y definiéndose como un producto de alta calidad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí