Nat Sherman: ¿De principio a fin..?

Gut Feeling

Por Gastón Banegas

 

En la vida todos tenemos pasiones, cosas que nos interesan, nos inquietan y quizás nunca van a cambiar; algunos las denominan obsesiones, otros trastornos del comportamiento, mi caso es más humilde, me gusta hurgar un poco más allá, “escarbar” en las historias de ciertas cosas, tratando de entender el todo de un asunto y si puedo, también el por qué.

Esto se ha convertido en una actividad en la que buena parte del tiempo que tengo disponible se ha ido consumiendo. Igualmente reconozco que no son tantos los temas que me conmueven y me generan curiosidad. Muchas veces por mis manos pasan objetos, situaciones y otras “finas hierbas” que como vienen, me atraviesan y se van. Otras tantas oportunidades, por ejemplo en ésta que hoy escribo la cuestión se detiene y me impacta. Todo gracias a mi buen amigo Andrés V., al que le agradezco la gentileza de haberme hecho llegar, hace ya un par de años atrás, unos cuantos puros de la línea Metropolitan de Nat Sherman, Es que he quedado impresionado y se activó en mí esa necesidad que me ha movido buscar un poco más allá, en la historia de esta casa, no quedándome con solo fumar mi último puro que comentaré para esta nota.

Antes que nada, Nat Sherman fue una casa muy tradicional de Manhattan, New York, que a lo largo de sus 90 años de historia estampó en la sociedad americana su firma singular de distinción y su compromiso con el buen arte de comercializar tabaco. Tan es así que sin darnos cuenta esta casa que llegó a tener en su humidor más de 500 mil puros, traspasó el mundo del tabaco y fue allanando en la cultura americana y luego mundial mediante entre tantas cuestiones modernas, el cine y la TV.

Por citar un par de ejemplos: muchos deberán recordar al calvo investigador de la serie de la década de los 70 que inmortalizó Telly Savalas, Kojac. Pues bien, adivinen qué cigarrillos fumaba. Luego, los guionistas dispusieron que debiera dejar el cigarrillo y caracterizaron al personaje con los clásicos chupetines. O bien, un poco más acá en el tiempo, en 1998 Warner Bros estrena la cinta protagonizada por Wesley Snipes y Tommy Lee Jones: U.S. Marshals, peli de acción que adivine usted en qué locación se filma una notable escena de persecución en la película. Sí, ahí mismo.

EL PRINCIPIO

Por ahí arrancamos, mi puro es un Metropolitan, de estupenda capa habano, formato toro 6×52 hecho en Nicaragua en la casa Plasencia, donde este puro de capa sedosa y de brillanteces perladas me maravilla (quizás sabiendo que es el último) mucho más que los anteriores que fumé. Como toda historia tiene su inicio, esta casa con tantos años obviamente también lo tiene.

Trataremos de resumir sin ser aburridos un poco el tiempo diciendo que su fundador, de mismo nombre, hizo su fortuna dirigiendo un bar “muy” clandestino en New York. Allá por los albores de época de la Ley seca. No negaremos que debió ser un negocio muy lucrativo y también por razones obvias muy peligroso. Todo inicia con un pago un poco insólito de unas deudas de juego. El joven Nat recibe 50 por ciento de participación accionaria de una marca de cigarros denominada Epoca.

Como dato destacado estos puros se fabricaban en La Habana, Cuba. Obviamente no tardó mucho tiempo en encontrar sinergias con el tabaco y el alcohol y es entonces que allá por los años 20 se genera cierto tipo de alquimia vocacional y surge así la metamorfosis de un empresario de “la noche” que pasa de manejar un club nocturno para convertirse al negocio de la fabricación y venta de tabaco. Años más adelante terminaría el amigo Sherman comprando el otro 50 por ciento de las acciones de los cigarros Epoca obteniendo el control total del negocio.

A todo esto, mi puro se inicia con un esperable sabor dulce, digamos un poco avainillado y siento algunas notas bien armónicas de maderas y almendras tostadas que, prontamente, dan paso a sensaciones algo saladas que no lo transforman, sino por el contrario, lo hacen muy interesante e inusual. De intensidad media, el humo que emana es contenido. Un aspecto que me gusta es el que hace a su construcción, que es bien lograda y ayuda a que la combustión sea bastante buena, prolija y pareja. Honestamente no encuentro defectos, la fumada es sencilla y me deja bien conforme.

El MEDIO TERCIO

La compañía familiar marchaba bastante bien, y posicionaba sus productos como artículos de alta gama. La casa tabaquera atendía a diversos grupos de clientes de prestigio ya sean provenientes del arte y el cine, como políticos encumbrados y también, por qué no, a destacados miembros de familias dedicadas al crimen organizado. En la tienda solían convivir y comprar, como si fuese un “terreno neutral”, personajes opuestos entre sí pero que tenían algunas cosas en común: hermosos autos, bellas mujeres y fumaban los mejores puros.

No solo por eso era destacada la casa Sherman, durante los años 50 lanzan un formato de cigarrillo de tabaco con boquilla de plástico que constituía toda una innovación para el momento. Durante los años 60 incorpora a su portfolio de productos las pipas y su tabaco para atender a las crecientes necesidades de sus clientes que no paraban de crecer en cantidad y sofisticación.

Ya para este momento mi puro está entrando en el terreno más interesante de mi fumada. Como pasados unos 35 minutos después de haberlo encendido, el palo este me entrega su mejor propuesta de sabores. Puedo sentir notas de caramelo y nueces tostadas y su fortaleza se planta en medio fuerte, es genial.

Vamos avanzando y para mi deleite descubro notas cítricas que en anteriores fumadas no recuerdo haber notado. Algo de nostalgia me invade, no lo puedo evitar, sé que es un puro que no voy a repetir; lo miro y lo examino, fumo moderadamente una calada y trato de retener el humo en mi boca, no quiero soltarlo, no va a volver más, pero para seguir fumando lo tengo que hacer. Hasta acá nunca me había pasado que me detengo a pensar en que esto que estoy fumando no voy a poder repetirlo. Es rara mi sensación, pero no deja de regocijarme cada calada de humo que aspiro. Junto con la nicotina, la historia de esta casa tabaquera se queda impregnada en mi paladar.

TERCER TERCIO: CIERRE

Todo concluye al fin, nada puede escapar
todo tiene un final, todo termina
tengo que comprender, no es eterna la vida
el llanto en la risa allí termina.

 

Muchas veces me viene a la mente ese pasaje de una vieja canción de rock. Y realmente es así, concuerdo con esta idea de humildad finita. A veces la reniego, pero como así empieza mi frustración, también concluye. Y así es la historia de la casa Nat Sherman también. Estoy seguro que esta parte no es la más alegre, pero nobleza obliga, hay que cerrar las líneas que escribo. Además, también voy terminado mi puro y es mejor que me vaya apurando.

Entonces, fallecido el fundador, en 1989 su hijo Joel se convirtió en Presidente y Director Ejecutivo. Ni bien asumió el cargo se propuso llevar a la empresa por el camino de posicionar sus productos de alto valor percibido dentro de la elite del mundo del tabaco. Es por esas fechas que muda su negocio a la calle 42, muy cerca de la Biblioteca Pública de Nueva York, invirtiendo más de 1.5 millones de dólares en remodelación y acondicionamiento de la locación.

También en esta década es que se lanza la línea Premium de puros Metropolitan. Todos ellos fabricados en República Dominicana. Claro, menos este que hoy nos ocupa la atención. Lanzado al mercado en julio de 2016, esta línea está compuesta por cinco integrantes: Capa Habano (como el mío), Connecticut, Maduro, Host y Host Maduro. Tuve oportunidad de probar algunos de ellos y me han gustado bastante también.

Ya en el tercer y último tercio, el cigarro no varía demasiado respecto de la sección anterior. Sigue con una fortaleza media a fuerte y surgen algunas notas más picantes, pero ciertamente la característica que aflora es la cremosidad. Muy leve siento cierta nota a pimiento rojo que me da la sensación que llega un poco retrasada, puesto que la encuentro en el último centímetro y medio del puro, lástima que estamos terminando, muchos tal vez ya lo descarten y dejen de notarlo.

En mi humilde opinión, hay algunos puros que llaman a fumarlos hasta el final y claramente este Metropolitan capa habano entra en ese grupo. Apenas rectifiqué un poco la fumada en mi último tercio. Quizás por mi culpa que traté de “estirar” lo más posible la duración. Gran recuerdo me ha dejado en boca. No solo sus sabores sino, también por la historia que lo precede, que como dije anteriormente se fue amalgamando en mis papilas gustativas. Va a pasar un tiempo para que me pueda hacer de otro ejemplar, más ahora que el tema de los viajes es complicado.

Cerrando mi fumada y la narrativa, quizás esta parte es más conocida y roza más las noticias de los grandes negocios, no es algo romántico pero compone el desenlace de mi presentación.

En 2017 la compañía Altria Group compra la totalidad de las acciones de Sherman Group Holding, con su subsidiaria (casa Nat Sherman). Duró poco el romance puesto que a mediados de 2020 Altria, apremiada por la crisis pandémica, anuncia el cierre de todas las operaciones de Nat Sherman, incluida la casa tabaquera. Lamentablemente no es algo personal, son solo negocios. Pero, no quisiera cerrar así la historia.

Siempre hay una luz al final del túnel, y recientemente se conoció en distintos medios de prensa especializada que antiguos directivos de la casa han comprado las marcas Timeless, Metropolitan y Epoca con el fin de poner en funcionamiento el negocio de puros nuevamente. Se están configurando negociaciones con las fábricas para volver a producir los puros con las mismas mezclas de siempre, bajo la órbita de una nueva empresa surgida recientemente con el nombre Ferio Tego LLC.

Quién sabe, quizás estos extraordinarios puros puedan ser prontamente disfrutados ya no más bajo la insignia Nat Sherman, pero guardo la ilusión de volver a encontrar otra vez un buen Metropolitan para poder volver a disfrutar, en este caso, de un notable cigarro hecho en el fértil Valle de Estelí en Nicaragua.

Buenos humos, y disfruten su fumar.

@TP5161.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí