Kolumbus Cigars: el tabaco canario se impone y conquista

Por Fernando Sanfiel

Todo empezó hace seis años en una boda en Tenerife; tras finalizar el banquete sirvieron, junto con el café y los espirituosos, habanos, y la pregunta surgió: ¿Por qué en una ceremonia canaria, con protagonistas canarios y viandas de las Islas no hay puros de La Palma? Ese día, los amigos se convirtieron en socios, porque Marc Ripoll, Pedro de Ponte y Sergio de Suñer sabían que el tabaco de Isla Bonita era el mejor del mundo. Y así nació KOLUMBUS Cigars.

¿Qué puedo decirte de una marca que para mí es más que eso? Es pasión. Es la pasión que tengo por el buen tabaco y la amistad. Se trata de una marca de tabaco de La Palma con el enfoque y sabor característicos pero muy trabajada para dotarle de mayor sofisticación a través de mezclas con tabacos de otras procedencias. Y todo el trabajo hecho con mucho mimo por el K-Team”, nos cuenta Marc Ripoll.

Señala que tras unos años lograron convertir a KOLUMBUS en la primera marca de referencia nacional en el tabaco premium. Los cigarros se elaboran totalmente a mano en La Palma, y son el resultado de la combinación de los mejores tabacos creados en un proceso largo y artesanal, siguiendo una tradición en el cultivo y torcido de más de 300 años.

Cada cigarro está compuesto por una rigurosa selección de tripas largas de tabaco de Breña 100 por ciento natural, añejado en cámaras de cedro español y encapado con el mayor de los cuidados. Su aroma intenso y su sabor equilibrado, su fortaleza suave-media y su quemado parejo, los hacen únicos e incomparables en el mundo”.

¿Cuándo se fundó? ¿Quién la fundó?

KOLUMBUS se fundó hace seis años, concretamente el 12 de octubre de 2014, coincidiendo con la fecha de conmemoración del 522 aniversario del descubrimiento de América.

Aunque todo empezó unos meses antes en una boda en Tenerife. Tras finalizar el banquete nos sirvieron, junto con el café y los espirituosos, cigarros habanos. Y junto a mis amigos, y actuales socios, Pedro y Sergio, nos preguntamos, ¿por qué en una ceremonia canaria, con protagonistas canarios y viandas de las Islas no hay puros de La Palma? Los tres teníamos la convicción de que el tabaco de la Isla Bonita era el mejor del mundo.

Todo pudo haber quedado como una de esas conversaciones que no tienen mayor recorrido, pero esta vez no fue así. Comenzamos las primeras comunicaciones entre nosotros, primero soñando con una vitola propia que nos llevó a encargar una tirada limitada para autoconsumo. Y de ahí, a sacar nuestra propia marca. Esta decisión de lanzarnos en serio vino motivada por nuestra afición y gusto por los puros desde siempre, en especial por los palmeros, que acostumbrábamos a disfrutar siempre en nuestras largas sobremesas. Por aquel entonces nos dimos cuenta de que el puro canario había perdido parte de su esplendor, se habían cerrado muchas fábricas y chinchales, y decidimos unir nuestras fuerzas para recuperar el prestigio y la nombradía que nunca debió abandonar.

¿Por qué el nombre de la marca?

El nombre se eligió en honor al célebre e histórico almirante Cristóbal Colón (Christoph KOLUMBUS), quien en su primer viaje allende el Atlántico desembarcó en la bahía cubana de Bariay creyendo que había llegado a Las Indias. Su mayor curiosidad fue encontrarse con unos indígenas que portaban en sus labios unos rollos encendidos de hojas secas que despedían un humo azul y aromático. Éstos los empleaban para aliviar dolencias, curar enfermedades de la piel y celebrar sus ceremonias rituales. A su regreso a España, KOLUMBUS (con K, una letra oclusiva velar muy empleada en el arawak o lengua arahuaca, el idioma de los taínos) llevó consigo un cargamento de hojas que había recibido como regalo, para presentárselo a los Reyes Católicos. Y a partir de ahí, nació el arte del tabaco hasta nuestros días.

¿Qué productos tienen? ¿Cuántas vitolas hacen?

Actualmente en KOLUMBUS elaboramos tres líneas: K-Azul, K-Rojo y K-Negro, repartidas en tres vitolas que invitan a su disfrute según el momento que se disponga: pirámide, robusto y robustito. La materia prima principal está compuesta por hojas de Breña, procedentes de nuestras fincas de la región de Breña Alta, al este de la isla de La Palma. Estas hojas se caracterizan por su aroma intenso a tabaco añejado, por su sabor floral y especiado, con notas a vainilla y romero, y recuerdos a frutos rojos, nuez moscada y cedro. Estas particularidades vienen definidas por la propia naturaleza y la tierra volcánica donde crecen nuestras plantas de tabaco en La Palma.

Cada línea presenta diferentes matices que hacen que cada cigarro sea único en aroma y sabor: la línea K-Azul, con capa Connecticut, de fortaleza suave y notas a maderas nobles y frutos secos; la línea K-Rojo, con capa Habana de Ecuador, de fortaleza ligeramente fuerte, y notas a cuero, tostados y maderas oscuras; y la línea K-Negro, con capa de Nicaragua, de fortaleza media, sabor intenso y meloso, y notas a cacao y torrefacto.

¿Tienen fábrica propia o trabajan con una?

Trabajamos muy estrechamente con la única fábrica activa de La Palma, situada en la región de Breña Alta, y es la más antigua de Canarias, con más de 100 años de actividad ininterrumpida.

¿De dónde salen los diseños de tus anillas?

Los diseños los hemos creado nosotros mismos, gracias a mi experiencia como diseñador gráfico y con la colaboración del equipo que integra KOLUMBUS. He estado más de 20 años trabajando en el sector del diseño, la publicidad, el marketing y la comunicación, sector que dejé, precisamente, para dedicarme a lo que realmente me ha apasionado siempre: los puros. Esta experiencia nos ha llevado a crear todos los materiales corporativos de KOLUMBUS, desde el logotipo hasta las cajas, anillas, cintas, folletos, materiales promocionales, la página web, etcétera. El diseño de nuestra anilla es sencillo, elegante y discreto. Era lo que buscábamos, no queríamos que fuera pomposa, cargada ni con mucho colorido. Aunque tenemos en mente algunas sorpresas con algunas ediciones limitadas en el futuro.

¿Cómo creas tus ligas? ¿qué tanto es un arte y qué tanto es un proceso, y cuánto tarda ese proceso?

La ligada de nuestros tabacos es propiamente nuestra, y la creamos en una de nuestras primeras visitas a La Palma. Para crear cada una de ellas fue necesario un día entero y más de una docena de pruebas cada día, con diferentes mezclas de diferentes tabacos, hasta conseguir el que más nos gustó a nosotros. El pobre Sergio acabó loco con tantas pruebas (risas). Buscábamos un producto nuestro, único. Fue una experiencia muy interesante, en el que probamos muchos tipos de hojas de diferentes denominaciones que casaran a la perfección con la singular y característica hoja autóctona de Breña.

¿Cuál es el proceso para crear los nombres de los cigarros?

Buscamos nombres que fueran acordes con las líneas, en función del color de sus capas, que fueran fáciles de recordar en todos los idiomas y que el consumidor se encontrara a gusto, que lo que tenía entre manos le entrara por la cabeza. También buscamos nombres que estuvieran relacionados con la historia y la tradición del tabaco. Los colores representan nuestros viajes en esos descubrimientos que hacemos con el tabaco.

¿Cuál ha sido la mayor barrera que han tenido que superar como empresa?

Hemos tenido que pelear mucho para que KOLUMBUS sea una realidad y poder abrirnos en el mercado nacional e internacional. Entrar en la distribución y comercialización en España fue una tarea harto complicada.

Hoy en día no se encuentra ninguna marca de puros Premium de La Palma en los estancos de península por muy diversos motivos: la problemática del DUA (Documento Aduanero de Exportación), los altos impuestos existentes, la mala gestión ejercida en el pasado en el sector del puro canario, la falta de ayudas, las fuertes restricciones al tabaco y el alto coste de la mano de obra, entre otros. Por eso en KOLUMBUS estamos adheridos al Proyecto HACIENDO AMIGOS, una asociación sin ánimo de lucro que tiene como finalidad la defensa y la promoción de los intereses profesionales, económicos, sociales y culturales del sector del cigarro palmero, mediante la implementación de un sello de Denominación de Origen Protegida que potencie y fomente el producto como referente en España y en el mundo.

A nivel internacional, actualmente estamos distribuyendo en países como Malta, Chipre, Turquía, Alemania, Venezuela y algunos estados en Estados Unidos. Y en breve esperamos estar operativos en los diferentes países de la Unión Europea y en el mercado de Oriente Medio. Aunque los consumidores particulares de KOLUMBUS están repartidos en todos los países del planeta, tales como China, Singapur, Suiza, Egipto, Israel, Rusia, Dubai, México, Canadá y Argentina, entre otros. La gran mayoría, por no decir todos, son consumidores fieles a nuestra marca que repiten compra nada más agotar sus pedidos. La percepción y acogida que tenemos en esos países donde estamos operativos es excelente, sobre todo entre los consumidores de cigarros más exigentes. Además, estamos recibiendo un feedback muy positivo por parte de nuestros seguidores en las redes sociales (pueden seguirnos en Facebook y en Instagram @kolumbuscigars, y así estar informados de todo). Esto nos aporta mucha ilusión y aliento para seguir trabajando, creciendo, aprendiendo y esforzándonos en ofrecer lo mejor.

Otra de las barreras que tuvimos que superar fue cuando, estando dos años en activo, registramos nuestra marca en la UE, y al poco tiempo recibimos una oposición por parte de Imperial Tobacco de una marca de cigarrillos de los años 60 ya desaparecida, pero que aún seguía registrada. Esa marca de cigarrillos se llamaba Columbus (con “C”) y se negaron a que nosotros podamos operar con nuestra marca. Aquello fue David contra Goliath. Sin litigios ni abogados, y tras largas y prudentes negociaciones, conseguimos conservar y registrar la marca.

Para alguien que no conoce tu marca, ¿qué cigarro le recomendarías?

Las tres lineas, sin duda. Para conocer KOLUMBUS hay que probarlas todas. Existe un orden que recomendamos siempre: empezando por el K-Azul (que es el más suave), siguiendo con el K-Rojo (de fortaleza media, con notas a tostados y a cuero) para terminar con el K-Negro (también de fortaleza media, muy sabroso y aromático).

¿Cuál es tu cigarro preferido de tu marca?

Obviamente todos (risas). Aunque si te soy sincero mi debilidad es el KOLUMBUS K-Negro Pirámide que, precisamente, fue seleccionado entre los 50 mejores puros premium del mundo de 2019. Es una vitola espectacular, muy sabroso, aromático y único.

¿Cuál fue el primer tabaco que te fumaste y cómo llegaste a él?

El primer tabaco que fumé fue un Condal número 4. Tenía 11 años de edad, y en una de las múltiples bodas familiares uno de mis primos mayores me regaló este cigarro que disfruté debajo de la mesa junto a otros primos de mi misma edad. Fue una experiencia increíble y divertida. Y así durante mi adolescencia, mientras mis amigos fumaban cigarrillos en las discotecas, yo iba siempre con mi purera… (risas)

¿Cuál es tu cigarro preferido? (De cualquier marca)

KOLUMBUS, sin duda (risas).

¿Vitola preferida?

Mi vitola preferida es el panetela, similar al lancero y que aquí en Canarias tiene unas medidas estándares de 16,5 mm y cepo 38. Es una vitola que hoy día está en desuso y pronto vamos a recuperar.

¿Cada cuánto fumas?

No fumo en fechas ni horarios marcados. Mi vida transcurre con fluidez y lo hago cuando me apetece, en absoluta libertad, cuando llega ese momento, solo o acompañado, de pie o sentado, trabajando o relajadamente. No importa cómo, con quién, dónde, ni cuándo. Puedo fumar todos los días (un puro, dos, o tres…) o puedo estar una semana sin fumar. Hago propia una frase de Mark Twain que dice: “No soy esclavo de un vicio, sino dueño de un placer”.

¿Prefieres fumar solo o acompañado?

Fumar solo o acompañado es siempre un placer. Son experiencias, todas distintas. Son momentos únicos que nos regala la vida y que nunca debemos desaprovechar. Eso sí, cuando fumo, lo hago con sumo respeto al producto y con gran admiración hacia las personas que trabajan la tierra y los maestros torcedores.

¿Cuál es tu bebida preferida con un cigarro?

Mi bebida preferida para acompañar con cigarros de alta regalía son los rones añejos, los whiskies y el coñac. Solo y sin hielo, por favor. También me gusta disfrutarlos con cervezas artesanas o vinos canarios, cuyas vides crecen en las mismas fértiles y volcánicas tierras que las de nuestras plantas tabaqueras. Y en un día laboral incluso se puede disfrutar con agua con gas, con un café expreso, té negro, y, por qué no, con un vaso de leche.

¿Tu licor/destilado preferido?

Un suave malta Caol Ila Reserva 12 años con su toque de turba y sus florales notas. También tengo predilección por el Ron Aldea Tradición, un ron añejo elaborado en su destilería de La Palma.

Si pudieras hacer un cigarro sin restricciones, donde puedes usar cualquier capa, capote, tripa y vitola, ¿qué usarías?

Sin duda, emplearía para la tripa cualquier tabaco que contenga al menos un 40-50 por ciento de hojas cultivadas en la isla de La Palma, sea con semilla de Breña, Pelo de Oro o Habano 2000. Para el resto, hay que probar y experimentar con hojas de diferentes denominaciones. Es un proceso que requiere mucha labor y esmero.

¿Hay alguien en la industria con quien quisieras hacer un cigarro en conjunto?

No por ahora. Me gusta seguir explorando con mis amigos.

¿Cómo ves la industria del tabaco actualmente y cuál crees que es el futuro de ella?

El tabaco es un sector muy complicado; es, por cierto, de los más regulados del mundo. Las restricciones legales e impositivas que aumentan año tras año, el hecho de meter en el mismo saco los cigarrillos y los cigarros Premium, la prohibición de consumir tabaco en los espacios públicos, etc. todo hace mella en el sector. Pero estamos observando un aumento de marcas nuevas que indican que existe un interés cada vez mayor en el mundo por los tabacos de alta regalía. ¿Cómo será en el futuro? Lo veo incierto y esperanzador a la vez, como muchas cosas en la vida. Lo que sí tengo muy claro es que KOLUMBUS ha nacido para quedarse.

¿Qué es lo que más te gusta de trabajar con tabaco?

Lo que más me gusta de trabajar con tabaco es el poder experimentar con los cinco sentidos, aprender cosas nuevas todos los días, el compartir momentos y experiencias únicas con diferentes personas. Trabajar con tabaco también me acerca a la naturaleza, no hay nada más maravilloso en esta vida como pasear entre las plantaciones de tabaco, con un KOLUMBUS entre los labios, por supuesto (risas).

¿Qué es lo que menos te gusta de trabajar con tabaco?

Creo que nunca tendré respuesta a esta pregunta.

¿Hay alguien a quien admires en la industria tabacalera? ¿Por qué?

Sí, a todos los actores involucrados en este maravilloso mundo que es el del puro Premium, desde quien siembra en el semillero hasta el habilitador. Ellos son el alma. Desde aquí quiero agradecer a todo el personal de fábrica, por su excelente labor.

¿Habéis tenido mentores en la industria? Si es así, quiénes son y cuáles han sido las experiencias más valiosas que has aprendido de ellos.

La verdad que no hemos tenido mentores en la industria. Quizás por eso cuando entramos en este proyecto, todos nos tacharon de locos por meternos en este complicado sector, y nos dijeron que era imposible y que no lo íbamos a conseguir. Somos simples apasionados del tabaco que hemos aterrizado de casualidad en este mundo, y todo lo que hemos realizado ha sido fruto de nuestra propia experiencia, gracias a la pasión y a nuestro perfil proactivo y autodidacta. No nos consideramos expertos en la materia, para nada, cada día aprendemos cosas nuevas de las personas que vamos conociendo, de las publicaciones en las redes sociales, de las revistas especializadas del sector, etc.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí