Fumando a orillas del Guayas

0
120

Cigar Voss

Por Nicolás Valenzuela Voss

 

“Cuando de nuestro amor, la llama apasionada, dentro tu pecho amante contemples extinguida, ya que solo por ti la vida me es amada, el día en que me faltes, me arrancaré la vida”

Alma en los labios, Julio Jaramillo

 

 

En un callejón, en Reñaca (uno de los sectores más turísticos del país), en el patio trasero de una hermosa casa de ángulos prominentes, puedes encontrar, aún en los gélidos días del invierno reñaquino, la calidez de la hospitalidad ecuatoriana. Juntos siempre es mejor (uno de esos mantras clásicos como “todo sabe mejor con Coca Cola”), es lo que se vive en López Smoking and Grill House. Un lugar al cual se accede únicamente con invitación directa del anfitrión, el médico ecuatoriano, por más de dos décadas avecindado en Chile, Pedro López.

 

Si bien es un lugar de suma exclusividad, es como estar en casa. Una amplia parrilla integrada a una mesa en donde puedes disfrutar de los mejores cortes de carne, embutidos y vegetales cocinados al calor de las brasas de carbón de espino. Salón de juegos, humidores abarrotados de tabaco, dos puertas mágicas adosadas a una de las paredes escondiendo las joyas del bar, estufas para las horas en que la cercanía del mar acerca la humedad y el frío, fraternidad para regalar, no hay espacio para que el encargado de la parrilla quede solo.

 

Ahora, déjame contarte cómo es un día normal de actividades en López Smoking and Grill House, previo mensaje, normalmente por Whatsapp, del anfitrión. Al llegar al portón de entrada es necesario pronunciar la clásica frase, transformada por la costumbre y el uso en la clave de acceso: “Compañero, llegué”. Suena la desactivación del cerrojo eléctrico y normalmente será Ignacio Nachito López quien te recibirá (hablar del segundo hijo del anfitrión de la casa es motivo de un par de artículos de la revista, pero baste con decir que aun no tiene edad (ni permiso) para fumar, sigue un estricto código personal de vestimenta y peinado, y sorprende por la profundidad de sus opiniones y certezas). De lo contrario, el protocolo es preguntar por él. Ojo, que es de suma importancia ese paso. Luego de subir un par de escaleras te encuentras con un gran portalón de ingreso, digno de la serie Narcos. A esa altura, Nachito de seguro ya te preguntó cuál es tu película y tu director de cine favorito y argumenta sobre tu respuesta y los impactos del uso de la banda sonora escogida para la película en el manejo del ritmo de filmación y del como la implicancia del desarrollo de la estructura de personalidad de los protagonistas forzó la continuidad del guion y definió el desenlace para sorpresa del propio director.

 

Se abre esta gran puerta de entrada, te haces camino por la cocina, cruzas la puerta de salida al patio trasero y va a estar Pedro haciendo el fuego y preparando la clásica cebolla para limpiar la parrilla. “¡Compañero! ¿Cómo estás? ¿Se fuma algo?” son las primeras palabras que salen amalgamadas de un cálido y sonriente abrazo del ya famoso parrillero. Uno de los principales humidores está fuertemente custodiado por una guardia real conformada por un sinnumero de ejemplares de los afamados Bubble Heads,  Einstein, Trump, J. F. Kennedy, Biden, Carlito Fuente, Obama, Edgar Allan Poe, Eric Nordick (el afamado fabricante de pipas, que le envió uno de regalo a Pedro) y Roosevelt, entre otros e incluso el mismísimo Pedro López, confeccionado en los talleres de la fábrica en edición única y exclusiva, solo para acompañar a los visitantes del grill y darles la bienvenida a la parrilla.

 

Coronadas con una hermosa colección de pipas, la cual aspira en unos años a superar la gigantesca colección de nuestro cofrade Christopher Sáez, las cubiertas de los muebles del salón son una invitación permanente a fumar en un ambiente descontraido y fraterno, ediciones de los mejores tabacos de Cornell & Diehl, Samuel Gawith, Two Friends, G. L. Pease, Davidoff y muchas otras marcas están disponibles para los visitantes y en cuanto a puros, Tabacos de A. J. Fernández, Fuente, La Aurora, FDS y muchos otros no faltan en dicho humidor.

 

Cuando la carne y acompañamientos están listos, el ejército de los López hace su aparición. Encabezados por la Reina de la casa, Vanessa, la que realmente manda en el hogar, hacen sus apariciones Pedro Jr., Romina (quien además es la encargada de amenizar al piano las horas dedicadas al pool) y, cuando puede tener un descanso del arduo estudio de la carrera de medicina, la hija mayor, Ariana también, se hace presente.

 

Deporte en general sintonizado en la gran pantalla que reposa bajo el logo forjado en metal (en un claro guiño a los Sports Bar habituales de Estados Unidos) e iluminado por diversas luces LED, música digital o en vinilo, son los adornos de fondo para amenizar o para dar más temas para conversar, meditar, filosofar o simplemente reírse a carcajadas. Los cortes de carnes premium y su punto exacto de cocción pasan a segundo plano. Las bromas, a momentos bastante ácidas, van y vienen mientras Nachito reta a cada uno a un partido de tenis de mesa que nunca terminan en su victoria.

 

Para los calurosos días veraniegos no hay necesidad de ir a las playas atestadas de turistas, solo basta subir la colina, abrirse paso por  el bosque costero que flanquea el patio trasero y llegas a la piscina. Fumar al borde de ella, con los pies en el agua es parte del ritual de las largas tardes en el Grill House de los López, no falta el asistente contento o pasado de copas que termina sumergido en la piscina o deja caer su puro o la ceniza del mismo en ella, ganándose un lugar en el universo de las bromas recurrentes, dándonos permanentemente de qué hablar porque, al fin y al cabo, de alguien hay que reírse, y siempre va a ser el turno de alguno de nosotros.

 

Es curioso el derrotero que el hábito de fumar ha ido tomando en nuestro país, limitados por una legislación que prohíbe los cigar lounge públicos, espacios privados como López Smoking and Grill House han llegado a ocupar un lugar por derecho propio, instalados para quedarse, comienzan a dibujar el mapa de un circuito privado de fumadores que crece día con día y del que poco a poco les iremos contando, invitándolos de paso a integrarse a este maravilloso arte en donde el placer de cada bocanada aporta lo suyo a la hora de construir amistad, si anda por Viña del Mar, no deje de avisarnos, quizás, tan solo quizás, si nos cae en gracia, se encuentre una tarde cualquiera disfrutando de la copia feliz del Edén que es el Smoking and Grill House de los López. Al fin y al cabo, en el saber esta el secreto, porque como bien señala Rafael Correa “la ignorancia es una noche sin estrellas”.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí