Exclusiva para Brasil, una edición limitada de El Rey del Mundo

Don Emmanuel

La edición regional de habanos es un concepto que surgió en 2005 y ha logrado permear, como motivo de deseo, en coleccionistas y aficionados de todo el mundo. Se trata de vitolas únicas, cuya distribución se limita para fortalecer una marca con raíces en determinados países del mundo, y que generalmente corresponde a las marcas de menor notoriedad, de entre las 27 que maneja Habanos, S. A.

Aunque se produce con la misma liga de la marca específica, la vitola exclusiva tiene características propias y se distribuye una cantidad limitada de cajas numeradas. Estos habanos no forman parte de la línea habitual de la marca y se pueden reconocer por un segundo anillo –en color rojo y plateado– que acompaña al tradicional.

La primera Edición Regional para Brasil data de 2013, cuando se lanzó el Bolívar Redentor (115 mm, Cepo 52) con la producción de sólo 2 mil cajas, que al cabo de un tiempo se convirtieron en joyas difíciles de encontrar.

Este septiembre apareció una segunda edición, ahora con El Rey Del Mundo Serie B N2 (135mm, Cepo 52) limitada a 6 mil cajas numeradas, con diez unidades cada una. La noticia causó gran expectativa en Brasil, y en mi opinión fue motivo de gran celebración, ya que durante los últimos ocho años sólo hemos recibido dos ediciones regionales.

La marca El Rey Del Mundo fue creada en 1882 por Antonio Allones, quien desde 30 años antes producía puros en La Habana. El nombre se dio a conocer rápidamente, tanto por su fortaleza como por contener una pequeña dosis de pretensión.

Esta marca produce algunas vitolas, todas ellas de hoja entera, con tripa y capote de la zona de producción de Vuelta Abajo, Cuba. Tiene una fuerza de sabor catalogada “de suave a medio”.

Puedo asegurar que su construcción es muy buena y tienen una hermosa y algo rústica capa Colorado Claro. Su degustación en frío es muy interesante, y tras su encendido el primer tercio es suave, con un sabor muy agradable, típico de un buen tabaco cubano.

El segundo tercio es también placentero, con una evolución corporal que sorprende, y para el último tercio adquiere aún más cuerpo, lo que demuestra una evolución muy interesante… genial.

Maridé el primer tercio con Carajillo; el segundo, con café exprés, y el tercero con chocolate al 70 por ciento cacao.

En general, se trata de un gran puro que aún puede evolucionar con el tiempo. Para los aficionados que gustan de añejar sus puros, ésta es una buena opción. Tengo algunos amigos que compraron varias cajas para guardar e ir degustándolos sin prisa.

Recomiendo y sugiero a los coleccionistas de todo el mundo que, si tienen la oportunidad, compren este puro: una marca icónica en el vitolario de Habanos, S. A., que es la segunda Edición Regional exclusiva para Brasil y, sin duda, está destinada a convertirse clásica en un futuro próximo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí