Art García: músico, productor… y la pasión por el tabaco

César Salinas

Lo suyo son las mezclas y las notas. Comenzó en la música muy temprano, a los cinco años de edad, pronto descubrió vocación, se integró a varias bandas, viajó y toco por Estados Unidos, formó su propia productora, Executive Records, donde se ganó el nombre de El Ejecutivo, y hasta un corrido le compusieron. Ahora dirige EMAG Music, donde halló y desarrolló talentos y conoció gente de la talla de Romeo Santos. Pero un día, recibió el llamado del tabaco, la tradición familiar tocó su corazón, su pasión, y comenzó la gran aventura de crear Antigua Estelí Cigars.

Arturo Art García fue el único que rescató la tradición familiar que tatarabuelo, bisabuelo y abuelo cultivaron: el tabaco, y comenzó a mezclar y a combinar notas, porque sabe que el éxito está en las mezclas, en el mestizaje. También, se define como una persona de trabajo, de sudor, así que no le ha sido fácil, como pequeño productor, hacerse de un nombre en la industria, pero lo consiguió y en 2018 presentó, después de años de trabajar en ligas, de conocer todos los procesos, desde la siembra hasta el reposo, su línea Segovias habano oscuro y maduro en el International Premium Cigar & Pipe Retailers (IPCPR), donde se ganó el gusto de los fumadores.

¿Qué fue primero, la música o el tabaco?

Siempre me han apasionado la música y el tabaco. Soy cantante profesional, e incluso me compusieron un corrido llamado El Ejecutivo; me firmó una disquera grande, y mi alias artístico es ése: El Ejecutivo, y ya viene un puro con ese nombre. Desde los cinco años comencé a cantar, a tocar el piano en la ciudad de Tijuana, y crecimos con gente que hoy son famosos y tienen Grammys. Cuando la familia se fue a vivir a Los Ángeles se metió a una escuela de Música, aprendió a tocar distintos instrumentos, me metí a la banda de la escuela y comencé a tocar como trompetista en la Banda de la Ciudad de Oregon. A los 17 comencé a tocar y escribir lírica de rap en español, luego una disquera se interesó, sacamos 13 éxitos, entre ellos Sexy mamiPerdóname y Tú eres la mujer.

Tras algunos años de viajar y cantar en distintos lados, tengo fotos con mis puros en el escenario. En ese entonces dije, quiero aprender de la música, y del negocio del tabaco, pero no tenía dinero para pagarlo, tenía que invertir. Entonces comencé a ver de qué manera podía desarrollarme en el negocio del tabaco, y al mismo tiempo, en el de la música.

Comencé a trabajar con empresas grandes, y me dio la oportunidad una compañía que se llama Cerro Music, en Nueva York, manejaban por ejemplo a Romeo Santos, y tuve la oportunidad de trabajar con grandes artistas. Después ayudé a mucha gente que ahora es famosa. Pero me comencé a aburrir un poco, me llamaba el tabaco.

¿Cómo empezó Antigua Estelí Cigars?

Fumé mi primer tabaco a los 15 años, estábamos en nuestra casa de Tijuana, mi abuelo me sentó y me dijo: hijo mío, este día es tu cumpleaños y te vamos a hacer hombre, te voy a contar la historia del tabaco, platicamos y mi primer puro que me enseñó, fue un Arturo Fuentes que tenía tabaco cubano, de los primeros que hizo el abuelo de don Carlos Fuentes. Compraban tabaco en Cuba, lo llevaban a Florida, y ahí hacían los puros, hasta que Kenedy impuso el embargo y ya no se pudo.

Mi bisabuelo y abuelo se dedicaron al tabaco, pero ni a mi papá ni a mis tíos les interesó el negocio, toda la sabiduría del tabaco y amor a los puros me la pasaron a mí cuando me fumé mi primer cigarro.

Una noche que me estaba fumando un tabaquito, que era nicaragüense, dije: me voy para Nicaragua, y eso fue hace 10 años. Antes fui la República Dominicana, a Costa Rica, pero cuando fui a Nicaragua me enamoré de su tabaco y de todas las cosas hermosas de ese país, y desde aquel entonces comencé a desarrollarme, a aprender cómo cosechar, crecer, trabajar en la industria poco a poquito.

Contacté a amigos y conocidos que me ayudaron, especialmente a uno, de Jalapa, que era el proveedor de Drew State y varias empresas grandes. Él me enseñó. Me dijo, quieres aprender a sembran, órale, váyase a sembrar, y me iba con todos los sembradores, miré cómo crecía el tabaco, me enseñaron fermentarlo, a curarlo, a echarle agua, cantidades, y cuando el tabaco creció, me tocó cosechar y llevarlo a las galeras. Qué es un seco, un ligero, liso, y lo más difícil fue despalillarlo, claro. Así aprendí, porque yo sé trabajar, yo sé sudar, así me forme, así soy quien soy, porque si me voy a meter a un negocio, lo voy a hacer al 100, o nada.

¿Qué buscabas cuando creaste Antigua Estelí Cigars?

Para mi primera liga que se llama Segovias, quería un habano oscuro y un maduro, porque soy un fanático del tabaco Negro San Andrés, y de la capa San Andrés, y ya estoy negociando en México para comprar varias hectáreas, yo quiero ser parte de esto, porque soy mexicano, y vamos a darle duro. Recuerdo que fui a San Andrés Tuxtla a escoger mi capa, me la traje a Nicaragua, hubo una falla con el tabaco, me llamó un amigo, A. J. Fernández, y le dije: ¡cabrón, véndeme tabaco! Afortunadamente él tenía tabaco de Alejandro Turrent, y con ése empezamos.

Para conocer Nicaragua y hacer puros de Nicaragua tienes que aprender las cuatro regiones de tabaco, es muy importante. Qué es lo que hace especial su tierra, que es volcánica, que produce minerales y todas las cosas buenas que la raíz, la planta de tabaco necesita, por eso produce el mejor tabaco del mundo, muchos sabores, aromas. Por ejemplo, la isla de Ometepe, su tabaco es especiado, como el de Estelí y Condega, pero el de Jalapa, es el que tiene la dulzura, y cuando lo mezclas con los otros, los casas.

Tengo tres años trabajando en la liga Segovias, y ha cambiado más de 100 veces. Mi técnica es muy especial que un señor me enseñó, muy conocido en Estelí y Jalapa, uno de los mejores ligadores que he conocido, así como don Carlos Fuentes, quien un día me dijo: Arturo, nunca apresures el tiempo, cuando haces una liga, nunca vas a saber lo que la liga te va a dar, hasta 90 días de reposo, hasta entonces podemos saber exactamente el sabor y el tiro. Nunca entendí eso hasta que comencé a ligar mis puros.

Lo que yo buscaba en mi tabaco era cómo poder representar mis puros con dos capas, las más ricas de la industria, por ello fue muy importante para mí tener la capa mexicana y habana, pero más importante era demostrarle a toda la gente que cuando alguien mezcla las cuatro regiones de tabaco de Nicaragua, y lo hacen bien, pueden tener un purazo, riquísimo.

Segovias, de Antigua Estelí Cigars, en sus líneas habano oscuro y maduro, son apenas el principio de todo lo que tenemos que ofrecer, es la primera de muchas marcas que nos esperan. Porque tenemos algo muy diferente a todos los tabacos que hay en el mercado actualmente. Ya está comprobado, porque fuimos el mejor puro del año.

Mi puro se llama Segovias porque en Nicaragua es un nombre muy hermoso, resulta que los españoles en los tiempos de la Colonia llegaron a Nicaragua, no sólo de Madrid o Barcelona, sino de Segovia, un lugar muy bonito, y la gente que vino de ahí se fue al norte del país, y fundaron Nueva Segovia, que fue una de las primeras regiones que conquistaron los españoles. La primera Segovia fue lo que hoy se llama Ciudad Vieja; la Segunda Segovia, lo que hoy es Ciudad Antigua. Actualmente, se denominan como Segovias a los cinco departamentos del norte de Nicaragua: Matagalpa, Jinotega, Estelí, Madriz y Nueva Segovia.

¿Cuál es tu opinión del tabaco mexicano?

Es muy importante que cada país tabacalero tenga sus regiones, la únicas que conozco de México son San Andrés y Nayarit, pero ahí siembran virginias. A mí me gustaría probar esos tabacos, hacer mezclas, pruebas, pero sobre todo, si mezclamos Nicaragua con México, tendremos éxito, pero sólo si lo hacemos con las diferentes regiones de México, que hay más, combinar los sabores, los aromas. Es como si quisiera un tabaco sólo de Estelí.

Si hay tabaco en San Andrés, en otras partes de Veracruz, en Oaxaca o en Chiapas, ahí lo tenemos, hay que ligar, hay que combinarlos, probar. En un futuro quiero desarrollarme en México, quiero comprar fincas de tabaco y algún día, si Dios me da la oportunidad, lo vamos a hacer, quiero ayudar a la economía mexicana, me considero una persona con mucho amor a mi país. Pero lo que más me gusta es la capa San Andrés.

¿Ha sido difícil construir Antigua Estelí?

No ha sido nada fácil. Hacer una empresa no es fácil. Ha habido muchos problemas, porque muchos no quieren ver a un pequeño productor como yo crecer en esta industria. Nos ha costado mucho. Buscar inversionistas, gente que crea en tu proyecto, que te siga en Estados Unidos, ha sido mucho trabajo. Hemos superado todos los retos que se han puesto frente a nosotros. No hay imposibles.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí